Fabada Asturiana

Hoy vamos a cocinar el plato asturiano por excelencia: La fabada asturiana.

Un plato tradicional, potente, llenos de sabor, ideal para el invierno.

Plato único, contundente y fácil de preparar. Ideal para una comida de domingo.


INGREDIENTES para una Fabada Asturiana:
  • Una morcilla asturiana.
  • 300 Gr de fabes (alubias).
  • Un chorizo asturiano.
  • Media cebolla.
  • Un trozo de jamón.
  • Un trozo de tocino.
  • Sal.
  • OPCIONAL: Una patata y medio pimiento (la receta tradicional no los incluye, pero le da un toque muy sabroso).
RECETA para una Fabada Asturiana:
  • Dejamos "les fabes" a remojo en agua fría la noche anterior.
  • En una cazuela honda ponemos a cocer todos los ingrecientes. 
  • Una vez empiece a hervir retiramos la espuma y con un vaso de agua fría les rompemos la cocción ( asi no se pelan "les fabes").
  • Dejamos cocer a fuego lento dos horas ( En la olla espress serían unos 45 mins).
  • Dejamos reposar unos cuarenta minutos antes de servir.






¡Recordad que "les fabes" están mejor de un día para otro! si os gusta comentar y recomendarme a vuestros amigos: www.comidinasdelaabuela.com

Related Articles

6 comentarios:

  1. Madre mía que pintaza más buena !!!
    Estuve por Asturias y nos pusieron taaanta fabada para los comensales que estábamos, que el pobre del restaurante, al ver que no la terminábamos , pensó que no nos había gustado ...
    Y es que no nos podíamos ni mover !!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Además es un plato potentisimo. "Fartuca" un montón. Gracias por el comentario Mercedes.

      Eliminar
  2. cuanta agua se deve poner para estos ingredientes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una vez cubiertas les fabes, debemos dejar dos dedos de agua por encima. Te paso este enlace, que es otra versión muy buena:
      http://www.comidinasdelaabuela.com/2014/11/fabada-asturiana-tradicional.html
      Un saludo Oscar.

      Eliminar
  3. EN MI HUMILDE OPINION, NO TENES QUE SER CULEADO

    ResponderEliminar

Follow by Email

Víctor M. Fernández. Con la tecnología de Blogger.