Pierna o paletilla de cordero al horno, receta fácil.

Pierna o paletilla de cordero al horno. La receta más sencilla del mundo. Un plato tradicional sin hierbas ni condimentos que resten sabor al cordero. Una receta fácil al alcance del cocinero más aficionado. Un asado con todo el sabor de lo tradicional.
Pierna o paletilla de cordero al horno, receta fácil.
INGREDIENTES para una Pierna o Paletilla de cordero al Horno:
  • 2 paletillas (o una pierna) de cordero .Pierna o paletilla de cordero al horno, receta fácil.
  • 5 dientes de ajo.
  • Aceite de oliva.
  • Sal gruesa o en escamas.
RECETA para una Pierna o Paletilla de cordero al Horno:
  1. Salamos la carne y la frotamos para que absorba la sal.
  2. Elegimos una fuente apta para horno y la rociamos con un chorrito de aceite de oliva
  3. Colocamos nuestro cordero en ella.
  4. En una sartén, en un chorro abundante de aceite de oliva, doramos los ajos enteros y con piel.
  5. Precalentamos el horno a 220º C.
  6. En cuanto los ajos estén dorados, y el aceite esté muy caliente vertemos sobre la carne para que se cierre. 
  7. Introducimos el cordero al horno y asamos durante 90 minutos. Le daremos la vuelta un par de veces durante el asado, para que se hornee de horma homogénea, además así aprovechamos para bañarlas con su propio jugo.
  8. Pasado el tiempo ya tenemos nuestra pierna o paletilla de cordero lista para llevar a la mesa. 
Pierna o paletilla de cordero al horno, receta fácil.



Dependiendo del grosor de la pierna o la carne tardará más o menos, estará lista en cuanto esté bien dorada por afuera y al pincharla no suelte jugo.

Cordero al horno, un clásico de la cocina de la cocina de la abuela. Un plato típico de las cenas navideñas y muy recomendable para una comida con familia o amigos.
Pierna o paletilla de cordero al horno, receta fácil.

Pierna o paletilla de cordero al horno, receta fácil, Roast lamb by Víctor Fernández.

Muslos de Pollo al Limón (Asado al Horno)

Hoy toca una receta sencilla, fácil de preparar: Muslos de Pollo al Limón.Un plato apetitoso, sano y muy aparente en nuestra mesa, en menos de una hora y sin tener que complicarnos con adobos o salsas dificultosas. Un puñado de ingredientes sencillos y económicos, un sencillo asado al horno y listo. Más abajo os dejo el vídeo con la receta paso a paso.
Muslos de Pollo al Limón (Asado al Horno)
INGREDIENTES para unos Muslos de Pollo al limón:

  • 3 muslos de pollo (zancas) .Muslos de Pollo al Limón (Asado al Horno)
  • 2 limones .
  • Una pizca de pimienta negra .
  • Un chorro de aceite de oliva virgen .
  • Sal gruesa o en escamas.
RECETA para unos Muslos de Pollo al limón:

  1. Salpimentamos el pollo al gusto y lo frotamos para que se impregne bien el sabor.
  2. Colocamos la carne en una bandeja para horno y lo regamos con el zumo exprimido de los limones.
  3. Vertemos un chorrito de aceite de oliva sobre los muslos.
  4. Precalentamos el horno a 210ºC, horneamos 90 minutos (hasta que esté dorado por afuera y al pincharlo no suelte agua) y ya tenemos nuestros muslos de pollo listos para llevar a la mesa.
Muslos de Pollo al Limón (Asado al Horno)Asado de muslos de pollo al limón, como veis
la receta no tiene ninguna dificultad, en cómodos pasos tenemos una carne jugosa, dorada y tierna lista.


El mejor acompañamiento, un clásico: patatas fritas; aunque si estamos tratando de cuidar la linea la ensalada es la mejor opción.


Un plato económico, al alcance de todos los aficcionados a la cocina y que por suerte gusta a todo el mundo.
Muslos de Pollo al Limón (Asado al Horno)

 Muslos de Pollo al Limón, Lemon Chicken Thighs by Víctor Fernández.

Trucha al horno. Asalmonada.

Trucha asalmonada al horno. Hoy vamos a preparar uno de estos pescados tan llenos de sabor que con preparaciones super sencillas nos dan un resultado buenísimo. El tamaño de este tipo de truchas hace ideal esta receta para una comida de domingo con familia o amigos.
Si para vuestra fortuna podéis acceder a verdaderas truchas de rio la receta no solo os saldrá buena, sino incalculablemente mejor.
Estas truchas son enormes, así que teniendo en cuenta que pesan 2 kilitos con facilidad, con una entera tenemos para 4 o 5 comensales.
 Más abajo os dejo el vídeo con la receta paso a paso.
 Trucha al horno. Asalmonada.
INGREDIENTES para una Trucha al horno:
  • 1 Trucha asalmonada.  Trucha al horno. Asalmonada.
  • 3 Patatas
  • 3 láminas gruesas de jamón serrano.
  • Pimienta.
  • Aceite de oliva  y sal.
RECETA para una Trucha al horno:
  1. Lavamos las patatas, las laminamos en rodajas de 1cm más o menos, las salamos las colocamos sobre una bandeja apta para horno y las regamos con una pizca de aceite de oliva.
  2. Salpimentamos la trucha, rellenamos con las láminas de jamón y la colocamos sobre las patatas. Agregamos un chorrito de aceite sobre el pescado.
  3. Precalentamos el horno a 180ºc. Horneamos durante 30 minutos y ya tenemos lista nuestra trucha.
 Trucha al horno. Asalmonada.

Trucha al horno, una receta muy aparente y más que fácil. Los tiempos de horneado son para una trucha de un kilo y poco, si la vuestra es más pequeña con 20 minutos tendréis suficiente.

Un plato económico, resultón y suculento en tu mesa en menos de 30 minutos. Podéis sustituir las patatas, e incluso el jamón, por unas rodajas de tomate y os quedará igual de buena.
 Trucha al horno. Asalmonada.

Trucha al horno, baked trout by Víctor Fernández.

Albóndigas caseras, receta fácil

Albóndigas caseras. Qué os puedo contar de estas fantásticas albóndigas en salsa, preparadas de la manera más tradicional del mundo, con mimo, ingredientes sencillos y una receta fácil y muy tradicional... simplemente buenísimas.
Albóndigas caseras, receta fácil

INGREDIENTES para unas Albóndigas caseras:
  • Albóndigas caseras, receta fácil800 gr de carne picada mixta.
  • 2 rebanadas de pan de molde.
  • Una cucharadita de Perejil.
  • 2 Huevos.
  • Un poquito de pan rallado.
  • 1 Cebolla.
  • 1 Pimiento Rojo.
  • 1 vaso de caldo de carne.
  • 1 vasito de salsa de tomate.
  • 30 gr de guisantes.
  • 30 gr de tacos de jamón.
  • Aceite de oliva y sal.
RECETA para unas Albóndigas caseras:
  1. Ponemos en un bol, la carne, el pan desmenuzado, el perejil, los dos huevos y los tacos de jamón. Salamos al gusto y amasamos bien, hasta que se integren los ingredientes.
  2. Dividimos en porciones y le vamos dando forma de bolas. Pasamos por pan rallado y freímos en un chorrito de aceite de oliva. En cuanto empiecen a dorarse las sacamos y las reservamos
  3. En el mismo aceite de freír las albóndigas, ponemos a pochar la cebolla y el pimiento bien picadito. En cuanto tenga un poco de color agregamos una pizca de sal y volvemos a introducir las albóndigas. Agregamos el caldo, los guisantes, la salsa de tomate, los guisantes y un vasito de agua
  4. Dejamos cocer a fuego lento durante 60 minutos y ya tenemos listas nuestras albóndigas caseras..
Albóndigas caseras, receta fácil

Albóndigas caseras, una carne sabrosa, muy jugosa y que nos aguanta en perfectas condiciones unos cuantos días. Como acompañamiento, lo más típico son las patatas fritas, aunque coronando un buen plato de pasta o en un platazo de arroz blanco con tomate también están super ricas.

Yo he elegido hacerlas de carne mixta de ternera y cerdo, aunque podéis utilizar solo ternera, añadirle un poco de pollo o pavo, un poquito de bacon...sea como sea estarán buenísimas.
Albóndigas caseras, receta fácil
Albóndigas caseras, Homemade meatballs by Víctor Fernández.

La bolsa o la vida.


 Celebramos nuestro aniversario en un elegante restaurante de la costa. Este año una boda de asistencia ineludible se ha cruzado en nuestro camino, así que nuestra cena romántica a orillas del mar va a tener que esperarnos al menos una semana más.

Consciente de que a mi amantísima esposa le gustan las celebraciones romanticoides más que un plátano a un niño de la posguerra, y dado que dispongo de toda la tarde libre, me decido a preparar una cena tan memorable que obligue al mismísimo Ferrán Adriá a bajarse de su púlpito para lavarme los pies.

Ni ella ni yo somos talibanes de la comida, y disfrutamos como enanos tanto de la mejor de las mariscadas como de las hamburguesas polisaturadas del Mac Donalds o la comida china bien sazonada con glutamato monosódico; pero un día es un día, y éste es perfecto para tirarme el rollo.

Como paso ineludible para conseguir una receta acorde con mis pretensiones "interneteé" un poco, buscando aquella que aunara el glamour que se le presupone a un evento de esta categoría con la originalidad de la que en esta ocasión deseaba hacer gala, y que además me hiciera brillar como la bailarina principal del ballet ruso.
Seguí las tres reglas de oro del buscador de recetas online:
  • Si la foto parece mentira es que lo es.
  • Si tiene más de diez ingredientes algo sobra.
  • Si la elaboración de la receta requiere de más de quince pasos es que su preparación es más complicada que rodar con Meg Ryan y Ben Affleck y que no te salga un pastelón.
Siguiendo escrupulosamente mis tres máximas avancé brincando de enlace en enlace hasta encontrar los más apropiados. Seleccione un menú digno de los dioses: Espuma de patata trufada, lomos de lubina con salsa de cítricos y jengibre y como colofón un bavaboise de crema y café.
Comprobé con satisfacción que lo principal de cada una de las recetas ya estaba repartido entre la nevera y la despensa y luego, armado de papel y lápiz, procedí a preparar mi lista de la compra.

Los ingredientes que me faltaban eran cuando menos peculiares: comino, café de aceite de trufa, huevas de trucha, jengibre rallado, extracto de menta, extracto de lima, aceite de sésamo, almidón de maíz, esencia de vainilla…cuando terminé de garabatear el papel caí en la cuenta de que se parecía más a la enumeración de ingredientes para un conjuro de las Brujas de Blair que a un conjunto de ingredientes aptos para el consumo humano. Por fortuna sabía dónde encontrarlos.

En el barrio hace días que levantó la persiana una tienda de lujo, tipo gourmet: "Le Petit Plesur". Desde su apertura ando cavilando disculpa para curiosear entre sus vitrinas. A sabiendas de que no son recomendables ni los bares que se llamen Flamíngo, ni los restaurantes rotulados como “restaurant”, ni los establecimientos que intentan darse pompa con letreros en gabacho, esta vez decido arriesgar.

Acicalado y afeitado como un galán de los años veinte, agarré dos billetetazos de 50 de mi caja de reserva y salí de casa. Llovía, pero prescindí del paraguas, porque paraguas y bolsas de la compra son salsas que no ligan bien, y dicho sea de paso El Cocinero Suicida no es lo suficientemente macho como para llevar ni camisitas rosas ni carritos de la compra.

Caminé esquivando la lluvia, pegadito a los soportales. No pude dejar de sentir una desagradable sensación de traición al pasar junto a la tienda en la que compro a diario. La Señora Rosa coloca las cajas de fruta con mimo, tratando de que la legión de jamones, chacinas y lacones que engalanan su escaparate no se vengan abajo. La saludo con la cabeza y ella me dedica un “hasta luego majo”. Dar la espalda a tu establecimiento de toda la vida, es lo más parecido a poner los cuernos que podemos encontrar en el mundo mercantil, pero que le vamos a hacer, un día es un día, pelillos a la mar.

Crucé veloz por el paso de cebra, encogiendo el cuello, como si así pudiera protegerme de la lluvia. Entré a "Le Petit Plesur" con la vista fija al frente y sin mirar atrás, como el que desaparece de un salto en un bar de señoritas. No quería que la Señora Rosa fuera testigo de mi deshonra.

Adentro los productos permanecían milimétricamente alineados, organizados en acogedores pasillos plagados de estanterías de madera; nada de aluminio cutre y fluorescentes blancos. Elegante mobiliario retro, música ambiente y un agradable aroma a madera y especias; que se note que hay nivel.

Observé el género…sal rosa traída del Himalaya, agua derretida de un iceberg, te negro de San Petersburgo, azúcar de regaliz. Coño, parece el zurrón de un cuentacuentos.

Una señorita de traje de chaqueta con raya diplomática me observa, estoy más desubicado que Schwarzenegger en Shakespeare in Love, pero la chica no trata de ayudarme. Para ella soy carne de segunda.
Antes de agarrar una de las cucas cestas que el establecimiento pone a disposición de sus clientes echo una somera ojeada a mi lista de la compra. Levanto la mirada, se cruza con la de la dependienta, que me observa con las cejas arqueadas. Está claro que no soy su tipo de cliente.

Pertrechado con mi cestita de mimbre, recorro los
pasillos buscando los extraños ingredientes que requieren mis platos. Me costó un huevo de pato encontrarlos, y además el almidón de maíz se me resistió, obligándome a abandonar la idea del Bavaboise, al fin y al cabo una tartita de queso me sirve y me sobra.
Finalizada la gincana coloqué la cestita frente a la dependienta y con fingido acento francés le espeté: Cóbreme señorita, s´il vous plait.

La chica inmune al chascarrillo se aprestó a ticar el género, con despreocupación, casi con dejadez. Yo la observaba altivo, con gesto de Majarajá.
-Son 318 euros, ¿efectivo o tarjeta?
<<Hostia puta -pensé>>
-Disculpe señorita, pero ni he traído dinero de plástico ni dispongo de suficiente cash, guardeme la puta cesta que en cinco minutos vuelvo.

Atravesé la calle de nuevo. La Señora Rosa ya había acabado con la fruta y se afanaba con los detergentes. Entré al ultramarinos y me sentí como en casa, frutería, charcutería, panadería, quiosco de prensa, la Señora Rosa tiene de todo.
–Buenas tardes mozo, ¿qué te pongo?.
Saqué mi lista de la compra. -Comino, café de aceite de trufa, huevas de trucha, jengibre rallado…-no pasé del cuarto elemento. La Señora Rosa me miraba como si hubiera visto un fantasma.

Le expliqué someramente la receta mientras ella movía la cabeza a un lado y a otro sin demasiada convicción.
-Pues chico, lo siento, pero yo de esas cosas raras no tengo nada –añadió encogiéndose de hombros.
-Bueno, -lamenté- pues póngame usted un plátano y el periódico.

La mujer alzó la mirada por encima de sus gafas de concha. -¿hijo, tiene algo que ver esto con tu receta?
-Si señora –le respondí. –Ahora sólo tengo que envolver el plátano con el periódico y atracar la tienda de enfrente.



Guardad las palomitas, que cualquier otro día sigo con mis películas.
   -EL COCINERO SUICIDA.


Bizcocho de Nata y Queso

Bizcocho de Nata y Queso, una receta de repostería super sencilla. Un bizcocho clásico con el toque original y cremoso del queso crema.
Siguiendo esta sencilla receta conseguimos un dulce super rico y que nos puede servir para el desayuno de toda la semana.
Bizcocho de Nata y Queso


INGREDIENTES para un Bizcocho de Nata y Queso:
  • 150 de queso crema (tipo Philadelphia).Bizcocho de Nata y Queso
  • 125 ml de nata (30% mg).
  • 4 huevos grandes.
  • 250 gr de azúcar.
  • 200 gr de harina.
  • 50 ml de aceite.
  •  Un sobre de levadura royal.
  •  Una cucharadita de azúcar avainillada.
RECETA para un Bizcocho de Nata y Queso:
  1. Batimos los huevos junto con el azúcar
  2. Añadimos el queso, la nata, el aceite y el azúcar y volvemos a batir.
  3. Incorporamos la harina (tamizada), la levadura y el azúcar avainillado.
  4. Engrasamos un molde apto para horno con mantequilla, para evitar que se nos pegue el bizcocho, y vertemos nuestra mezcla en él.
  5. Precalentamos el horno a 180º , horneamos durante 50 minutos y ya tenemos nuestro bizcocho listo.. 
Bizcocho de Nata y Queso

Podemos comprobar que está perfectamente cocido atravesándolo con un cuchillo, si sale limpio estará perfecto, si no tendréis que hornear un par de minutos más.

Bizcocho de nata y queso, una merienda, un desayuno o  un capricho la mar de interesante. Una textura, una esponjosidad y un sabor buenísimo.

Podéis darle un ultimo toque con azúcar glasse, unas pepitas de chocolate, incluso rellenarlo con nata o crema y convertirlo en una tarta... sea como sea estará riquísimo.
Bizcocho de Nata y Queso

Bizcocho de Nata y Queso, Cream and Cheese Cake by Víctor Fernández.

Bizcocho de Avellanas y Nueces

Bizcocho de avellanas y nueces. Un bizcocho con ese toque de frutos secos tan navideño. La receta, como casi siempre, es sencillísima y el resultado espectacular...esponjoso, suave y lleno de sabor. Más abajo os dejo el vídeo con la receta paso a paso.
Bizcocho de Avellanas y Nueces
INGREDIENTES para un Bizcocho de Avellanas y Nueces:
  • 3 huevos .Bizcocho de Avellanas y Nueces
  • 2 yogures naturales .
  • Usando el vaso del yogur: 1 medida y media de aceite .
  • Usando el vaso del yogur: 3 medidas de azúcar .
  • Usando el vaso del yogur: 4 medidas y media de harina .
  • 1 cucharadita de bicarbonato.
  • 50 gr de nueces peladas.
  • 50 gr de avellanas peladas. 

RECETA para un Bizcocho de Avellanas y Nueces:
  1. Vertemos los huevos, los yogures, el aceite, el azúcar y la harina en un bol amplio. Batimos hasta obtener una crema homogénea y sin grumos.
  2. Agregamos el bicarbonato y batimos hasta que se integre.
  3. Untamos un molde para horno con mantequilla, para que no se nos pegue el bizcocho, y vertemos nuestra mezcla en él. Rociamos con los frutos secos, repartiéndolos por toda la parte superior y espolvoreamos con una pizca de azúcar.
  4. Precalentamos el horno a 175º e introducimos el molde al horno.
  5. Horneamos a 175º durante 50 minutos. Antes de sacarlo podéis pincharlo con un palillo, si os sale limpio el bizcocho estará perfecto.
Bizcocho de Avellanas y Nueces

Bizcocho de avellanas y nueces, una receta de repostería tradicional, el acompañamiento ideal para el café con leche del desayuno o los chocolates, tes e infusiones de media tarde.

Podéis guardar el bizcocho envuelto en film transparente, así os aguantará en perfectas condiciones durante cuatro o cinco días.
Bizcocho de Avellanas y Nueces


Bizcocho de Avellanas y Nueces, Hazelnuts and Walnuts Cake by Víctor Fernández.

Cinta de Lomo al Whisky.

Cinta de lomo al whisky, un plato sencillo, especiado y que nos puede servir tanto para una comida especial como para una cena navideña. La receta es super sencilla y en 90 minutos podemos tener esta carne jugosa y llena de sabor en nuestra mesa.
El truco para sacar un plato de campeonato está en elegir una buena carne y marcarla muy bien antes de hornear. El resto es pan comido, una preparación apta hasta para el cocinero más principiante.
Con los ingredientes que utilizamos en esta receta tenemos carne suficiente como para 5 o 6 comensales y con una buena guarnición para 10 sin ningún problema.
Más abajo os dejo el vídeo con la receta paso a paso.
Cinta de Lomo al Whisky.
INGREDIENTES para una Cinta de Lomo al Whisky.
  • 1 kg de cinta de lomo de cerdo.Cinta de Lomo al Whisky.
  • 1 vaso de whisky.
  • 1 limón.
  • 2 cucharaditas de orégano.
  • 1 cucharadita de pimentón dulce.
  • Aceite de oliva & Sal.
RECETA para una Cinta de Lomo al Whisky.
  1. Salamos la carne y la marcamos, para que se cierre y no pierda jugos durante el asado, utilizamos una sartén y aceite de oliva muy caliente.
  2. Una vez dorada la carne retiramos y espolvoreamos con el orégano y el pimentón, añadimos un chorro de aceite de oliva y repartimos bien las especias.
  3. Precalentamos el horno a 180ºC. Colocamos la pieza de carne en una bandeja para horno y regamos la pieza con el zumo del limón y el whisky.
  4. Metemos la fuente al horno y asamos a 180ºC durante 70 minutos, dándole vuelta un par de veces. Estará en su punto en cuanto lo tengamos dorado por afuera y al pincharlo con una puntilla no suelte jugo.
  5. Una vez asado esperamos a que enfríe un poco y lo cortamos en rodajas.
Cinta de Lomo al Whisky.

Cinta de Lomo al Whisky, una carne consistente, super jugosa y por supuesto llena de sabor.

Para completar el plato, como acompañamiénto, admite casi de todo: una ensalada, unas patatas fritas, un puré de castañas o de patata tradicional, sea como sea estará buenísimo.

Podemos guardar en la nevera esta carne duránte un par de días sin que pierda un ápice de sabor, así que es una receta ideal para los que andamos justitos de tiempo.
Cinta de Lomo al Whisky.

Cinta de Lomo al Whisky, Whisky Roast Pork by Víctor Fernández

Cenas de Empresa


 Antes de que las campanadas entonen el requiem de fin de año, es probable que tengamos que lidiar con otra de esas experiencias vitales que permanecen aletargadas, pero al acecho, como un calamar gigante en las simas de un mar profundo.
La historia solía comenzar con una circular en el tablón de anuncios, aunque ahora los correos cooperativos sirven de vocero. Una vez el correo llega a tu buzón de entrada el kraken ya ha hecho presa. Tienes cena de empresa y si quieres que el bicho decida dejar de apretarte y retirar sus tentáculos tendrás que matar a tu abuela otro año más o pegarte un buen paseo nocturno, en calzoncillos por la terraza, buscando la congelación y consiguiente resfriado.


Si el exceso de arrojo, o la falta de confianza en las técnicas anteriormente descritas, te hacen acudir al evento, te recomiendo buscar la parte positiva, que difícilmente va a estar en el plato (en líneas generales el número de comensales y el exiguo presupuesto suelen acabar con la creatividad del chef). Céntrate en el evento en sí mismo, al fin y al cabo una cena distendida es el espacio ideal para estrechar vínculos con compañeros de trabajo y darte a conocer a aquellos con los que apenas habías coincidido. Además es una ocasión única para arrimarle un par de copas a tu jefe (si es "cofrade del puño cerrao" ni lo intentes, los miserables tienden además a ser resentidos y tu afrenta tendrá las consiguientes represalias).

Ahora que te has dado cuenta de que este tipo de saraos pueden colmar tu secreto anhelo de
acercarte a tu amor platónico, ese mar de pecas que ejerce de becaria en administración, esconde una sonrisa tímida  tras unas gafas de pasta y llevas meses imaginándote enfundada en el cuero de Catwoman, y has decidido asistir; quiero que retengas la imagen carnavalera que tienes asociada a la formula cena+fiesta y, por la buena marcha del negocio, empieces a modificar unas cuantas cosas.

Deja el smoking de Armani para otra ocasión, la vestimenta informal está permitida y algo elegante, que no llame demasiado la atención, será el complemento ideal para moverte con soltura entre los cócteles de bienvenida y las bandejas de entremeses.

La cena no tiene porqué ser un velatorio, eso a las superheroinas de mirada felina no le gusta, así que, mientras picoteas las anchoas de esa ensalada que te has visto obligado a pedir a fin salvaguardar tu aliento de la salsa de ajo que acompañaba al pulpo de la otra opción, saca a pasear ese piquito de oro que Dios te ha dado. No entres en conversaciones sobre política, religión o temas especialmente sensibles, en una cena no vas a imponer tus ideas a nadie y lo único que vas a conseguir es quedar como un pesado. Tampoco te dediques a fardar, ya sabes que se atrapa primero a un mentiroso que a un cojo.


Antes de que los lomos de atún y los carrés de cordero inunden las mesas has que tener tiempo suficiente como para que tu heroína conozca de tu existencia y te dé pie a entablar conversación. Reconduce la charla hacia donde ella se sienta más cómoda y déjala intervenir, si se siente ninguneada Catwoman se irá a tomar su ruso blanco sin vodka, hielo ni Kahlúa con el papanatas de turno.

Para cuando los restos de los sorbetes de leche merengada y brownies de chocolate compartan mantel con cafés y los chupitos, ya te habrás pegado a tu princesa con más ansia que cualquier directorzucho que se precie a su director general. Déjate llevar.

En cuanto empiece el farragoso momento de las copas, por supuesto, cuidadito con el alcohol, no sea que
hasta Tom Hanks se saque un selfie contigo.

Si la cosa se denigra tanto como para acabar en un karaoke mantén la compostura, recuerda que no cantas bien ni en la ducha (por eso se te corta el agua caliente, no es el calentador, es un castigo que el Señor te infrige a cambio de no obligar a Noe a quitarle el polvo al arca).

Por último una recomendación personal, si finalmente consigues empezar la mañana preparando tu perenne café solo junto a un tazón de leche fría, mantén el halo de misterio, no hace falta que toda la empresa se entere de tu triunfo y el lunes rieguen de pétalos de rosa tu entrada triunfal...precaución amigo conductor la senda es peligrosa y con "las cosas del comer" no se juega.

Artículo - V. Fernández.

Magdalenas de Naranja Tradicionales.

Magdalenas de Naranja, una receta cargada de tradición, un clásico de la repostería. Un receta para conseguir esas magdalenas esponjosas y llenas de sabor que nos trae tan buenos recuerdos de la infancia, de la cocina de la abuela.
Con los ingredientes más abajo descritos, nos saldrán por lo menos una docena de magdalenas de buen tamaño, así que teneis frente a los ojos una forma sencilla, económica, sana, y sobretodo sabrosa de solucionar el desayuno de toda la semana.
Magdalenas de Naranja Tradicionales.
INGREDIENTES para unas Magdalenas de Naranja Tradicionales:
  • 4 huevos.Magdalenas de Naranja Tradicionales.
  • 230 gr de azúcar.
  • 310 gr de harina.
  • 230 gr de aceite de oliva suave.
  • 7 gr de levadura química.
  • 3 naranjas.
RECETA para unas Magdalenas de Naranja Tradicionales:
  1. Comenzaremos batiendo en un bol los huevos junto al azúcar y la ralladura de naranja. Hasta formar una mezcla homogénea.
  2. Añadimos al bol la harina tamizada y la levadura química, seguimos batiendo hasta que se integre del todo.
  3. Añadimos el aceite a poco a poco, sin dejar de remover, agregamos el zumo de las naranjas y batimos de nuevo hasta formar una pasta sin grumos. Dejamos reposar 60 minutos en la nevera. 
  4. Vamos rellenando cápsulas para magdalenas con nuestra mezcla, rellenándolas más o menos hasta 2/3 de su capacidad.
  5. Precalentamos el horno a 190 grados con calor sólo por abajo, horneamos durante 20 minutos y ya tenemos listas nuestras magdalenas de naranja.
Magdalenas de Naranja Tradicionales.

Como veis la receta para estas magdalenas de naranja tradicionales es super fácil, no tiene truco.

Podéis aromatizarlas con una pizca de vainilla, espolvorearlas con azúcar glass o añadirle unas pepitas de chocolate, sea como sea estarán buenísimas.

Con café, con te, con chocolate...en el desayuno, en la merienda...un capricho antes de iros a la cama... estas magdalenas sirven para todo..¡
Magdalenas de Naranja Tradicionales, Traditional Orange Muffins by Víctor Fernández.

Arroz Negro con Chipirones.

Arroz negro, una receta muy fácil de preparar y que da un resultado estupendo. Unos chipirones frescos y un buen arroz es todo lo que necesitas para sacar un platazo de campeonato.
Arroz Negro con Chipirones.
INGREDIENTES para un Arroz Negro con Chipirones:
  • 200 gr de arroz tipo bomba.
  • 200 gr de chipirón fresco.
  • 1 cebolla.
  • 1 tomate maduro.
  • 1/2 litro de caldo de pescado.
  • 3 sobres de tinta de calamar.
  • Aceite de oliva y Sal.
RECETA para un Arroz Negro con Chipirones:
  1. Picamos la cebolla, los doramos en un chorro abundante de aceite de oliva.
  2. Limpiamos y troceamos los chipirones, salamos al gusto, y los agregamos a la cazuela en cuanto la cebolla comience a tomar color. Cocinamos durante 5 minutos.
  3. Pasado el tiempo añadimos el tomate troceado removemos y dejamos al fuego 5 minutos más.
  4. Diluimos las tintas en un chorrito de agua caliente y las añadimos a la cazuela. Seguidamente incorporamos el arroz y sofreímos, sin dejar de remover, dos minutos.
  5. Cubrimos el arroz con el caldo, corregimos de sal, dejamos que se cocine a fuego medio durante 20 minutos y ya tenemos listo nuestro arroz negro con chipirones
Arroz Negro con Chipirones.

Podéis completar la receta añadiendo unas gambas arroceras junto con los chipirones o un chorro de vino blanco junto con el caldo.

En cuanto al toque final, tal cual sale de la cazuela está de buenísimo, no necesita más, como mucho un chorro generoso de alioli.

Arroz negro con chipirones, un clásico de la gastronomía española que nunca deja de estar de máxima actualidad....super bueno.
Arroz Negro con Chipirones.
Arroz Negro con Chipirones black rice with squid by Víctor Fernández.

Sopa Rápida de Pollo y Verduras.

Sopa Rápida de Pollo y Verduras, un consomé muy rápido y sencillo de preparar, que ahora que llega el frío nos viene que ni pintado. Una sopa tradicional, cálida...hogareña.
Sopa Rápida de Pollo y Verduras.
INGREDIENTES para una Sopa de gallina casera:
  • 200 gr de pollo deshuesado.Sopa Rápida de Pollo y Verduras.
  • 1 puerro.
  • 1 zanahoria.
  • 1/4 cebolla.
  • 1/4 de pimiento rojo.
  • 1/4 de patata.
  • 30 gr de mantequilla.
  • 1/2 litro de caldo de ave.
  • 2 huevos.
  • Agua y sal.
RECETA para una Sopa de gallina casera:
  1. Colocamos al fuego una cazuela amplia, agregamos las verduras, peladas y picadas finitas, y la mantequilla. Dejamos al fuego hasta que empiecen a dorarse.
  2. Añadimos a la cazuela el pollo partido en trozos pequeños, una pizca de sal, un litro de agua y medio de caldo de ave. Salamos al gusto y dejamos a fuego medio durante 30 minutos.
  3. En otro recipiente cocemos los huevos. Dejamos enfriar, los pelamos y los reservamos.
  4. Pasados los 30 minutos retiramos el exceso de grasa y dejamos al fuego 20 minutos más.
  5. Pasado el tiempo tan sólo tenemos que picar los huevos añadirlos a la cazuela y ya tenemos lista para la mesa nuestra sopa.
Sopa Rápida de Pollo y Verduras.

Podéis añadirle unos fideos para hacer esta sopa más completa o unas hebras de azafrán si lo que buscáis es hacerla más selecta. Sea como sea estará buenísima.  

Sopa Rápida de Pollo y Verduras, una receta sencilla preparada con ingredientes económicos y en muy poco tiempo.

Un plato ideal para entrar en calor estos días de invierno en los que el frío ya aprieta de lo lindo.

Sopa Rápida de Pollo y Verduras,  Quick Chicken & Vegetable Soup by Víctor Fernández.

Cocido Invernal. Patatas, puerros y zanahoria.

Cocido Invernal. Patatas, puerros y zanahoria. El invierno se resistía a llegar, pero ya está aquí. Para combatirlo podemos echar mano de esos cocidos tradicionales y llenos de sabor que preparaban nuestras abuelas. Más abajo os dejo el vídeo con la receta paso a paso en HD.
Cocido Invernal. Patatas, puerros y zanahoria.
INGREDIENTES para un Cocido Invernal. Patatas, puerros y zanahoria:
  • 3 Patatas.
  • 2 Zanahorias.
  • 2 Puerros.
  • 1/2 Cebolla.
  • 2 Dientes de ajo.
  • 1 Cucharadita de pimentón dulce.
  • Aceite de Oliva & Sal
RECETA para un Cocido Invernal. Patatas, puerros y zanahoria:
  1. Pelamos y chascamos las patatas en trozos medianos. Pelamos y troceamos en rodajas finas las zanahorias. Lavamos y laminamos los puerros desechando la parte más verde y dura.
  2. Ponemos todos los ingredientes en una cazuela, salamos y cubrimos con agua. Agregamos media cebolla pelada y cocinamos a fuego medio durante 15 minutos.
  3. Mientras tanto vamos preparando un sofrito, para ello calentamos en una sartén un chorro generoso de aceite de oliva, en él doramos los ajos partidos al medio.En cuanto se doren los ajos apagamos el fuego, agregamos el pimentón, removemos un par de segundos y agregamos nuestro sofrito de ajo y pimentón directamente a la cazuela.
  4. Removemos, dejamos nuestro cocido al fuego 10 minutos más y directo a la mesa.
Cocido Invernal. Patatas, puerros y zanahoria.

Como veis la receta es super sencilla y el resultado espectacular.

Cocido Invernal de patatas, puerros y zanahoria. Un plato tradicional, un clásico de las cocinas de nuestras abuelas.

Se prepara con un puñado de ingredientes super económicos.
¡ Ideal para los días de frío!
Cocido Invernal. Patatas, puerros y zanahoria.
Cocido Invernal. Patatas, puerros y zanahoria by Víctor Fernández.

Follow by Email

Víctor M. Fernández. Con la tecnología de Blogger.