Almejas Gratén.

Almejas Gratinadas. Un aperitivo o un primer plato apto para gente con prisa, para ese día que no te apetece cocinar pero sí darte un capricho.
Una forma original de darle una vuelta de tuerca a una lata de conserva para convertirla en un plato "la mar de apañao".
Sorprende a tus invitados con un plato original, con un  sabor  intenso y lo que es todavía mejor... fácil, fácil, fácil.....
Almejas Gratén.

INGREDIENTES para unas Almejas Gratén:
  • 1 Lata de Almejas.Almejas Gratén.
  • 25 gr de queso para gratinar.
  • 1 guindilla.
  • Sal y Aceite de Oliva.
RECETA para unas Almejas Gratén:
  1. A pesar de venir en lata, comenzamos el pato limpiando las almejas hasta quitar el último granito de arena.
  2. Las colocamos en una fuente de barro apta para horno y las regamos con un chorrito de aceite de oliva.
  3. Espolvoreamos con una pizca de sal y agregamos luego la guindilla partida en trozos.
  4. Añadimos una ración generosa de queso para gratinar e introducimos al horno.
  5. Horneamos 10 minutos a 150º C y ya tenemos nuestras almejas gratén listas para la mesa.
Almejas Gratén.

Almejas Gratén, la receta más fácil del mundo. En 10 minutos unos aperitivos espectaculares que dejarán a tus invitados con la boca abierta. Sencillo, económico, rápido y super sabroso...
Almejas Gratén, Gratin Clams by Víctor Fernández.

La Nevera Zombie: Que lío lío el laterío

  Dice el marino: "Quien quiera peces que moje el culo" y digo yo, en nombre de todos los que hacemos posible La Nevera Zombie (osea yo): "y un cojón."

Leven anclas, grumetes de LNZ, y enfilen hacia la bocana de puerto, que hoy toca hablar del laterío. Bien sea en bote, o en lata, este milagro de la técnica permite fardar hasta al más recalcitrante alérgico al agua salada de degustar pescados y mariscos de más latitudes que un marino con los dedos bien curtidos de anzuelos y nylon. Si los jueves son los nuevos viernes y los 40 los nuevos 30, las latas son el sustituto de la sopa de nabo de épocas de hambruna y el relleno estomacal mas habitual de singels, exmileuristas exiliados y estudiantes impúberes.

Sardina, sardinilla, bonito y atún, mejillones, chipirones y calamares. Manjares acicalados con los clásicos aceites y escabeches o con salsas picantes, más atrevidas y macarras.

Entre las bondades de la materia cabe resaltar que, ahora que la gran mayoría del laterío viene bien pertrechado con "abrefacil", la manipulación es sencilla; al menos para todo el que mantenga dedos suficientes como para hacer pinza y tirar de la anilla. Huir del escorbuto y de la inanición, aún corriendo el riesgo de cercenarte un dedo durante el proceso de apertura, lleva un trabajo múltiplo de 0 y una vez pasado el arriesgado trance sólo nos queda quitar lo metálico y colocar el resto entre pan. Si hablamos de precio, nos encontramos con otra bondad, por descontado sale peor que el "do it by yourself", pero dice el dicho: "Ir a la guerra, navegar y casar, no se ha de aconsejar" así que con esta alma conservadora y comodona damos por bueno el gasto.

Asumiendo que todos estáis familiarizados tanto con el contenido de las latas como con su manejo, llega el momento de verter al aire la pregunta que fundamenta esta sección: ¿en el hipotético y excepcional caso de encontrarnos frente a la necesidad de preparar una cena apta para raptar princesas ("A la mujer y al viento, pocas veces y con tiento") podría el laterío permitirnos salir airoso? Desde este galeón pirata lleno de zombies hambrientos os mostraré con fieros cañonazos que la respuesta es sí.

Pongamosnos en situación, soplan vientos favorables y a lo lejos se divisa una chalupa cargada de exuberantes tesoros a la que queremos echarle mano (literalmente). Es primordial acercarse con sigilo...un primer plato frío, sin riesgo, que como todos sabemos: "en noche cerrada, más vale vela aferrada". Ahí va el primer plato: ensalada de caballa al alioli...una base de lechuguita variada, con un aliño suave, a base de sal, aceite y vinagre, sobre la que colocamos, sin despiezar, los filetes de caballa en aceite y que terminamos con un toque de alioli.
"Si el mar fuera vino, todo el mundo sería marino". Tomad buena nota, un vino barato, pero que parezca caro. Increible municion para tus cañones.

Ahora que hemos afianzado nuestros garfios al costado enemigo, toca arrastrarlo con furia a nuestro lado, para eso subimos el nivel con unas almejas gratén, que el marisco es afrodisiaco y yo "en lo que claramente veo, no brujuleo". La preparación apta hasta para un tuerto con miopía: colocamos las almejas en la base de una fuente para horno, agregamos un chorrito de aceite, una guindillita, una pizca de sal, espolvoreamos con queso para gratinar y directamente al horno. Exito asegurado.
Que lío lío el laterío
Cuando, vencidas sus defensas, nos paseemos por su barco como si fuera el nuestro, sólo nos queda arriar su bandera para izar las tibias y la calavera y para eso que mejor que un postre de piña flambeada, la ponemos troceada en una sartén, agregamos tres cucharadas de azúcar moreno, un chorretón de ron, le damos fuego y listo para emplatar.

Si habeis atracado en buen puerto, cubiertos de gloria y tesoros, enhorabuena....Si la chalupa ha partido perdiendose en el horizonte, si te has quedado sin un dedo o si has quemado la cocina, al menos te puedes beber el vino.... que ya sabes que "cuando al marinero le dan de beber, o esta jodido o lo van a joder".



 
                                       Y del trueno al son violento,
y del viento, al rebramar,
yo me duermo sosegado,
arrullado por el mar.
                                                            
                                                                      -Espronceda-



Pulsa AQUÍ para más artículos.
Gif courtesy of http://gifigmania.tumblr.com

Cola de Rape en Salsa de Tomate

Cola de Rape en Salsa de Tomate. Lo llamemos como lo llamemos, rape, pejesapo o pixín lo que esta claro es que este pescado sabroso y con cuerpo es una auténtica maravilla.Para prepararlo no nos vamos a complicar la vida...tomate, un buen aceite, verduras, pimentón...una receta muy mediterranea, con el mordiente del Pimentón de la Vera y el cuerpo del aceite de oliva.
Si no disponéis del pescado en fresco podéis prepararlo con colas de rape congeladas, que normalmente son más pequeñitas. Tan sólo tenéis que descongelarlas bien antes de empezar la maceración.Más abajo os dejo el vídeo con la receta paso a paso.
Cola de Rape en Salsa de Tomate
INGREDIENTES para una  Cola de Rape en Salsa de Tomate:
  • 1 Cola de rape (600 gr).Cola de Rape en Salsa de Tomate
  • 1 vasito de ron.
  • 300 ml de caldo de pescado.
  • 2 cebollas.
  • 1/2 puerro.
  • 2 dientes de ajo.
  • 250 gr de tomate fresco rallado.
  • Una cucharadita de pimentón dulce.
  • aceite de oliva azúcar y sal.
RECETA para una  Cola de Rape en Salsa de Tomate:
  1. Salamos la cola de rape, espolvoreándola con el pimentón rojo. Dejamos macerar en el frigorífico durante dos horas.
  2. Picamos finita la cebolla, el puerro y el ajo, agregamos una pizca de sal, y lo pochamos junto con un chorro abundante de aceite de oliva en una cazuela amplia. 
  3. En cuanto empiece a tomar color agregamos el vasito de ron, esperamos a que evapore el alcohol y seguidamente añadimos el tomate rallado y el caldo de pescado. Rectificamos la acidez con una pizca de azúcar y si es necesario salamos levemente.
  4. Pasados 10 minutos de cocción añadimos la cola de rape a la cazuela, cocemos a fuego suave unos 10 minutos por cada lado y ya tenemos lista nuestra cola de rape.
Cola de Rape en Salsa de Tomate


Con un 600 gr de rape tenemos suficiente como para dos comensales, aunque con un buen acompañamiento podresi sentar a la mesa a uno más.

Cola de Rape en Salsa de Tomate, una receta muy sencilla, con el sabor marinero de un pescado de primera calidad y el sabor a campo del tomate y el aceite.

Como acompañamiento otro clásico: unas patatitas cortadas panaderas y bien fritas. Este plato no necesita nada más.

Cola de Rape en Salsa de Tomate
Cola de Rape en Salsa de Tomate Monkfish tail in Tomato Sauce by Víctor Fernández.

Cocido de Guisantes Frescos

Cocido de guisantes frescos con patatas y jamón. Otro cocido clásico de la temporada invernal.
Un plato tradicional, de esos que huelen a cocina de casa, a puchero...a pimentón. Los ingredientes son super sencillos, además los guisantes están en temporada y no es difícil encontrarlos.  
Cocido de guisantes frescos, una elaboración sencilla y con un resultado cargado de sabor.
Mas abajo os dejo el vídeo con la receta paso a paso.
Cocido de Guisantes Frescos


INGREDIENTES para un Cocido de guisantes frescos:
  • 250 gr de guisantes frescos.
  • 3 Patatas.
  • 3 Dientes de ajo.
  • 50 gr de jamón en tacos.
  • 1 Cucharadita de pimentón dulce.
  • Aceite de Oliva & Sal.
RECETA para un Cocido de guisantes frescos:
  1. Abrimos las vainas y vamos extrayendo los guisantes. Los reservamos.
  2. Pelamos y chascamos las patatas en trozos medianos y las introducimos en una cazuela. Cubrimos con agua, salamos al gusto y cocinamos a fuego medio durante 5 minutos.
  3. Pasado el tiempo agregamos los guisantes y dejamos al fuego 5 minutos más.
  4. Mientras tanto vamos preparando un sofrito, para ello calentamos en una sartén un chorro generoso de aceite de oliva, en él doramos los ajos laminados.En cuanto empiecen a dorarse agregamos el jamón cortado en tacos, removemos durante 30 segundos.
  5. Apagamos el fuego y directamente agregamos el pimentón, removemos un par de segundos y rápidamente agregamos nuestro sofrito de ajo y pimentón a la cazuela.
  6. Dejamos nuestro cocido a fuego suave 10 minutos más y ya tenemos nuestro plato listo para la mesa.
Cocido de Guisantes Frescos

Cocido de Guisantes Frescos, yo he utilizado guisantes frescos, si no los tenéis en temporada podéis prepararlos con unos buenos guisantes congelados.
En cuanto a completar el plato un huevo escalfado o unas virutas de huevo cocido le va a este plato como anillo al dedo, otra opción sería sumarle potencia añadiendo durante la ultima cocción unos trocitos de chorizo o incluso optar por cambiar el pimentón dulce por uno picante.

En fin, para gustos colores....sea como sea este cocido estará buenísimo.
Cocido de Guisantes Frescos, Fresh Peas by Víctor Fernández.

Chipirones Encebollados

Chipirones encebollados, una receta típica de los pueblos marineros. Un plato fácil, rápido de preparar y que además utiliza elementos tan sencillos como económicos.
El arte de conjugar pocos elementos y muy asequibles en un solo plato. Una receta sencilla que nació como plato de diario y que poco a poco ido mutando hasta convertirse en una comida de fiesta, de domingo, ideal para invitar a los amigos.
Si buscas un plato sin complicaciones, para quedar como un auténtico cocinero, ésta es tu receta. 
Más abajo os dejo el vídeo con la receta paso a paso.
chipirones encebollados

INGREDIENTES para unos Chipirones Encebollados:
  • 1 kg de chipirones. chipirones encebollados
  • 2 cebollas.
  • 1 pimiento verde.
  • 1 vaso de vino blanco.
  • 4 dientes de ajo.
  • 2 guindillas secas.
  • Una pizca de pimienta negra.
  • Aceite de oliva y sal
RECETA para unos Chipirones Encebollados:
  1. Limpiamos los chipirones, los troceamos y los salamos. 
  2. Picamos la cebolla y el pimiento en tacos y los pochamos, en una cazuela, en un chorro abundante de aceite de oliva.
  3. Laminamos los ajos y los doramos en un chorro abundante de aceite de oliva. Cuando empiecen tener un tono dorado agregamos los chipirones. Cocinamos a fuego fuerte durante 5 minutos y los añadimos a la cazuela de las verduras.
  4. Añadimos el vino a la sartén donde hemos cocinado los chipirones, dejamos que se evapore el alcohol, removemos para desglasar, y vertemos también a la cazuela.
  5. Agregamos al guiso una pizca de pimienta negra molida, las guindillas partidas en trocitos, dejamos cocinarse durante veinte minutos a fuego lento y ya tenemos listos nuestros chipirones encebollados.
chipirones encebollados

Con 1 kg de chipirones tenemos suficiente como para 3 o 4 comensales de buen comer. Si queréis aumentar el número tan sólo con añadir un poco de arroz podéis duplicar el número sin ningún problema.

Chipirones Encebollados, como veis la receta es super sencilla, y el resultado merece la pena. Para completar este plato tan casero lo mejor es tirar de guarniciones tradicionales: patatas fritas, incluso cocidas o un arroz blanco.

Tradicional, sabroso, fácil, económico...este plato es un lujo.
chipirones encebollados
Chipirones Encebollados, Squid with Onions by Víctor Fernández.

Bollos de Pan Casero

Hoy vamos a preparar unos bollos de pan de lo más tradicional. Pan de pueblo, del que preparaban nuestras abuelas en el horno.
Nosotros, ya que somos modernos, utilizaremos el horno eléctrico; pero por lo demás vamos a seguir la receta clásica paso a paso.
Tranquilos todos, que es más sencillo de lo que parece y , por descontado, sale un pan crujiente y sabroso con el olor de antaño.
Si quieres sorprender preparando tu propio pan, esta es tu receta.
Más abajo os dejo el vídeo con la receta paso a paso.
Bollos de Pan Casero


INGREDIENTES para un Pan Casero:
  • 850 gr de Harina .Bollos de Pan Casero
  • 550 ml de Agua .
  • 45 gr Levadura de panadería.
  • Una cucharadita y media de sal.
  • Una pizca de aceite.

RECETA para un Pan Casero:
  1. Mezclamos la harina con la sal, la volcamos sobre una superficie plana, que nos permita amasar.
  2. Templamos el agua y disolvemos la levadura en ella. Poco a poco la vamos agregamos a la harina, amasando sin parar para que la absorva.
  3. Cuando hayamos incorporado toda el agua, los ingredientes estén bien incorporados y la masa ya no se nos pegue a los dedos, amasamos con brío durante 10 minutos más.
  4. Untamos un bol amplio con una pizca de aceite (para que no se nos pegue la masa) metemos la masa en él, cubrimos con un film transparente y dejamos la masa fermentando durante dos horas.
  5. Pasado el tiempo partimos la masa en trozos (cada no será un bollo) y los amasamos durante 5 minutos, la idea es sacarle la mayor parte de gas posible. Les damos forma y las colocamos en la bandeja del horno.
  6. Cubrimos la bandeja con film transparente y dejamos fermentar otra hora más .
  7. Precalentamos el horno a 220º, introducimos un recipiente con agua en la parte inferior, para evitar que el pan se seque durante la cocción.
  8. Retirámos el film, le hacemos unos cortes a la masa espolvoréamos con una pizca de harina blanca, introducimos la bandeja al horno, cocemos el pan durante 40 minutos a 220º y ya tenemos listos nuestros bollos de pan caseros
Bollos de Pan Casero

Como veis el proceso es sencillo, tan sólo hay que respetar los tiempos de fermento y aplicarse en el amasado. En una mañana puedes tener tu propio pan casero listo para llevar a la mesa y lo que es mejor aún, sin conservantes ni nada artificial .

El pan sale crujiente y tierno, además aguanta varios días en perfectas condiciones.

La receta perfecta para empezar a ejercer de panadero dominical, y quíen sabe si, con un poco de maña, adquirir el vínculo de preparar el pan de diario para toda tu familia.
Bollos de Pan Casero


Bollos de Pan Casero, Homemade Bread by Víctor Fernández

La Huerta del Tío Paco: Temporada de Invierno.


Ya ha pasado el 21 de diciembre y mientras la hoja del calendario no alcance el 21 de marzo estaremos sumergidos en el invierno. Junto con el frío, el agua y la nieve ha llegado el tiempo de rescatar los calcetines "de andar por casa" y los pijamas de "forro polar", de trotar bajo el granizo con la cabeza gacha, y de ponerse más capas de ropa que pieles tiene una cebolla. Pero no todo va a ser sufrir, llegan los días de desempolvar el trineo, de patinar en el hielo, de sentir el crujido de la nieve bajo las botas o el sutil burbujeo de los churros enterrándose en chocolate caliente...para gustos colores.

Claro está que estos meses no son los mejores para la huerta, pero al menos la naturaleza nos regala guisantes, habas y judías verdes con los que preparar potentes y sabrosos platos de cuchara bien aderezados con embutido y pimentón de la vera. Es época de alcachofas, apio, col y coliflor y también de frutas ácidas como la mandarina o el pomelo.

Para cuidar el cuerpo y el bolsillo este invierno, desde La cocina de la Abuela,  os proponemos platos de temporada, de cuchara, como el cocido invernal de patatas puerros y zanahorias, ese clásico de la gastronomía española: garbanzos con espinacas, unos huevos a la flamenca o los archiconocidos guisantes con jamón.

Preparaciones sencillas, sanas, sabrosas, preparadas con género de nuestra tierra, siguiendo el ritmo de cultivo que nos marca la naturaleza...
No hay disculpa, únete a la marea de los que compramos productos de temporada...y no reniegues del invierno, recuerda que, sin el invierno, nadie apreciaría el verano.


“Me recordó al silencio que reina en los días más fríos del invierno, cuando duele respirar y todo está en calma.
                                                                                  ” Patrick Rothfuss"

 

Sopa Castellana

Sopa Castellana. Una receta ideal para estos días fríos de invierno en los que empieza a lloviznar y el aire frío te cala hasta el tuétano.
Una de las recetas más clásicas y a la vez humildes de la gastronomía española que tanto mi abuela como mi padre preparaban con mucho tino.
Ingredientes muy económicos y una preparación sencilla para una sopa espesa, cálida y llena de sabor.
Un plato típico de La Cocina de la Abuela que puedes tener en tu mesa en menos de media hora.
Con los ingredientes más abajo descritos puedes tener sopa suficiente como para 4 comensales. Si lo que buscas es una receta para entrar en calor ésta es tu receta.
Más abajo os dejo el vídeo con la receta paso a paso.


INGREDIENTES para una Sopa Castellana:
  • 5 dientes de ajo.Sopa Castellana
  • 1 cucharada de pimentón dulce.
  • 150 gr de pan duro.
  • 40 gr de jamón serrano en tacos.
  • 1/2 litro de caldo de pollo o carne.
  • 1 chorro de aceite de oliva.
  • 1/2 litro de agua.
  • 2 huevos.
RECETA para una Sopa Castellana:
  1. Calentamos un chorro abundante de aceite de oliva en el fondo de una cazuela amplia, y doramos los ajos laminados en él. 
  2. En cuanto empiecen a dorarse añadimos el jamón cortado en tacos pequeños. Removemos y cocinamos durante 1 minuto.
  3. Pasado el tiempo añadimos el pan duro troceado y cocinamos dos minutos más sin dejar de remover. Agregamos el pimentón y cocinamos, removiendo, 2 minutos más.
  4. Agregamos el caldo de carne y el agua. Cocemos a fuego medio 20 minutos.
  5. Pasados los 20 minutos, rompemos los huevos y con cuidado de que no se deshagan los echamos a la sopa. Cocinamos durante 3 minutos más, hasta que los huevos estén cuajados y ya tenemos lista nuestra sopa castellana.
Sopa Castellana

Lo ideal es preparar esta sopa de ajo o castellana con pan de hogaza y pimentón dulce, si queréis darle un toque de potencia podéis animaros con el picante o mezclar ambos. Si queréis especiar vuestra sopa una pizca de pimienta negra o una hoja de laurel le van mejor que bien.
Otra opción bastante extendida consiste en agregar los huevos batidos para que se mezclen por toda la sopa, o la que más le gusta a mi padre agregarle, ya en el plato, un chorro de vino tinto, en fin... para gustos colores.
La Cocina de la Abuela:  Sopa de pollo y verduras.
La Cocina de la Abuela:  Sopa de cebolla. 
Sopa Castellana
Sopa Castellana, Gralic Soup by Víctor Fernández

El Cocinero Suicida: El Cine, Soy Leyenda


 Olisqueé la sala en cuanto me senté, no había demasiada gente. Veintiocho cubos de palomitas saladas y seis dulces, ocho chocolatinas, una bolsa de fritos, otra de patatas al jamón, dos bolsitas de gominolas variadas y un Maicito. El Maicito está cerca, pero no localizo a su dueño; elevo la nariz hacia lo alto, cierro los ojos. No me cuesta concentrarme, mi sentido del olfato viaja hasta la parte posterior de la butaca, hacia la ranura que une respaldo y asiento. <<Ahí estás compañero, tan cerca y a la vez tan lejos.>> Cuando todo el cine gritaba “hay” yo gritaba “huy”, cada vez que los zombis infectados estaban a punto de zamparse a Will Smith me costaba trabajo mantenerme sentado en la butaca y no levantarme gritando gol.
Comprendía tan bien a aquellos zombis que hasta me daba miedo el nivel de empatía que tenía con ellos. Los comprendía a la perfección, al igual que yo tenían hambre. -Echarles un pollo hombre, no seáis crueles –pensaba para mis adentros. –Egoístas, hay comida para todos; tirarles un salchichón y veréis como con el estómago relleno se quedan tan tranquilos.

Ya habían pasado cuatro semanas desde que mi barriga había tenido su encontronazo con una bata blanca y un estetoscopio. El Cocinero Suicida luchó a brazo partido, pero el doctor armado con una dialéctica cargada de amenazas veladas (susto-pocho-muerte) ganó la batalla. Dieta de 1800 calorías.

Gracias a la dieta adquirí súper poderes. Un olfato “vitaminado y supermineralizado” que me permitía andar por la calle siguiendo el lejano rastro de un cocido o contar las patatas fritas abandonadas bajo el asiento del coche.

A medida que mi dieta mutaba hacia el verde de las ensaladas y los purés, mi estado de ánimo fue cambiando de la euforia triunfadora de los primeros días al odio general a todas los “batas blancas” que me acompañó las tres semanas siguientes. A partir de entonces entré en una etapa de resignación que se alargó durante meses.
Pagué cada quilo de peso bajado con al menos quilo y medio de hambre. Está claro que la cosa no estuvo equilibrada.

Para evitar la recurrente tentación de caer en la ingesta masiva de cualquier alimento procuré tener la nevera vacía y salir de casa para olvidar mi condena.
Cuando mi novia me llevó al cine, perdimos unos minutos observando los posters de la cartelera tratando de llegar a un acuerdo que nos permitiera ver una película satisfactoria para ambas partes. Cuando pude separar los ojos del gigantesco cartel rojo y amarillo del Mc Donals y centrarme en la cartelera tenía tanta hambre que me temblaba el pulso. Señalé los carteles uno por uno hasta detenerme ante el quinto. Will Smith vagaba, acompañado de un perro, por las ruinas de Manhattan; alcé la vista, sobreimpresionado en enormes caracteres blancos estaba el título. –Decidido -le dije a mi novia. -Quiero ver: “Soy Merienda”
En esta película fui con los malos, nada de héroes de leyenda. Pasé cada fotograma de la película esperando a que los zombis dieran cuenta de las carnes morenas del protagonista y no dejaran ni los huesos.
La chica de al lado no dejaba de subir y bajar el brazo en un movimiento repetitivo y mecánico, como una grúa de construcción. Cubo de palomitas, arriba, boca, abajo, cubo de palomitas, arriba…. Igual que una pala excavadora.
Se percató de mi mirada histérica y disimuladamente cambió su cubo de palomitas de la izquierda de su butaca a la derecha, como un niño escondiendo las chuches ante el matón de la clase. <<No temas por las palomitas -pensé- teme por el brazo…>>
 




Guardad las palomitas, que cualquier otro día sigo con mis películas.
   -EL COCINERO SUICIDA.

Merluza al Vino Blanco.

Merluza al Vino Blanco, una receta muy sencilla, preparada con pescado fresco e ingredientes económicos. La dificultad es mínima, el tiempo de cocinado muy cortito y el resultado, como siempre, genial.
Este plato de pescado tiene muy pocas calorías y además lleva una preparación super sana, casi sin grasas, lo que lo hace un muy buen aliado para tu mesa si lo que buscas es mantener el peso a raya.
Los ingredientes de esta receta vienen pensados para 2 o 3 comensales, aunque un buen comedor puede con dos rodajitas de merluza sin el menor problema.Más abajo os dejo el vídeo con la receta paso a paso.
Merluza al Vino Blanco.
INGREDIENTES para una Merluza al Vino Blanco:
  • 3 rodajas de merluza. Merluza al Vino Blanco.
  • 125 gr de almejas.
  • 75 ml de vino blanco dulce.
  • 50 gr de guisantes.
  • 1 cebolla.
  • 1 cucharada de harina.
  • 1 cucharada de perejil.
  • Aceite de oliva y sal.
RECETA para una Merluza al Vino Blanco:
  1. Picamos la cebolla y la sofreímos, en un chorro abundante de aceite de oliva y utilizando una cazuela amplia.
  2. En cuanto tengamos pochada la cebolla añadimos la harina, removemos durante dos minutos. 
  3. Agregamos a continuación los guisantes, el vino blanco y el perejil (picado), cocinamos a fuego fuerte durante un par de minutos.
  4. Salamos nuestras rodajas de merluza y las introducimos en la cazuela. Cocinamos a fuego medio durante 3 minutos.
  5. Añadimos las almejas (que hemos dejado reposar en agua con sal para que suelten la arena) y dejamos al fuego otros tres minutos.
  6. Pasado el tiempo comprobamos que el punto de cocción sea el idóneo y ya tenemos nuestra merluza al vino blanco lista llevar a la mesa.
Merluza al Vino Blanco.

Merluza al vino blanco, una receta clásica, que se prepara en muy poco tiempo.
Yo la he preparado con un vino tipo moscatel, que tira a dulce, pero cualquier blanco que no sea demasiado ácido le va de maravilla. Un plato ideal para una cena con amigos.
Si os gusta la comida potente podéis añadirle una pizca de pimentón picante o un par de cayenas junto con la harina; y si lo que os interesa es completar el plato añadirle unas patatitas cortadas en láminas para que se cuezan al tiempo que el pescado es una buena idea.
Sea como sea este plato de merluza estará buenísimo.
Merluza al Vino Blanco, Hake with white wine by Víctor Fernández

Huevos a la Flamenca. Receta fácil y rápida.

Huevos a la Flamenca. Un plato tradicional y muy rico. para prepararlo vamos a utilizar la receta más sencilla del mundo y unos ingredientes que todo el mundo tiene en la despensa. Cero complicaciones. Más abajo os dejo el vídeo con la receta paso a paso.
Huevos a la Flamenca. Receta fácil y rápida.
INGREDIENTES para unos Huevos a la Flamenca:
  • 200 gr de guisantes congelados.
  • 50 gr de chorizo.
  • 50 gr de jamón serrano.
  • 150 gr de Tomate frito.
  • 2 huevos.
  • Una pizca de pimienta negra.
  • Aceite de oliva.
  • Sal.
RECETA para unos Huevos a la Flamenca:
  1. Cocemos los guisantes en una cazuela amplia, en agua abundante y con una pizca de sal. En 10 minutos estarán listos. Escurrimos y reservamos.
  2. Colocamos el tomate frito en la base de una cazuela individual apta para horno.
  3. Colocamos los guisantes escurridos sobre el tomate.
  4. Añadimos luego el chorizo partido en rodajas y sobre él el jamón loncheado.
  5. Cascamos un huevo y lo añadimos a cada cazuelita.
  6. Espolvoreamos con pimienta y con una pizca de sal
  7. Precalentamos el horno a 210ºC. Regamos con un chorrito de aceite de oliva nuestras cazuelas, las horneamos durante 5 minutos y ya tenemos listos nuestros huevos a la flamenca.
Huevos a la Flamenca. Receta fácil y rápida.
Ésta es la receta más básica para preparar unos huevos a la flamenca, pero si vais bien de tiempo podéis preparar vuestro tomate frito casero a base de tomate cebolleta y una pizca de pimentón. 

Hay mil versiones de este plato así que podéis modificarlo a vuestro gusto, unos espárragos, unos pimientos rojos o unas patatas fritas le van mejor que bien. Sea como sea estos huevos estarán super buenos.

Una receta sencilla para tener tu plato en la mesa en menos de 10 minutos.
Huevos a la Flamenca. Receta fácil y rápida.
Huevos a la Flamenca, baked "flamenca" eggs by Víctor Fernández.

Follow by Email

Víctor M. Fernández. Con la tecnología de Blogger.