Leches, sus diferentes tipos.

Los humanos empezamos hace 11000 años a ordeñar vacas para surtirnos de leche, más tarde haríamos lo mismo con otros animales como ovejas y cabras, y hace apenas un puñado de años empezamos a sacar leche de los vegetales. En fin un montón de posibilidades para amoldar la leche a vuestros gustos o necesidades. Cada tipo de leche tiene sus propias características, propiedades y nutrientes lo que las hace aptas para unos usos u otros. Las leches más consumidas se encuadran dentro de tres categorías, las animales, bien sean enteras, desnatadas o semis, la leche sin lactosa, la de soja, la de arroz y la de almendra. Existen más, como la de coco, pero su uso esta mucho menos implantado.
Leche entera:
Normalmente es de vaca y se encuadra en una categoría u otra en función del porcentaje de grasa que lleva. La entera tiene 3,5 gramos por cada 100 ml, la semidesnatada 1,7 y la desnatada tan solo 0,1. Según los expertos, deberíamos utilizar la entera para cocinar, para preparar esos platos tan suculentos a base de leche, como las masas de croqueta, las cremas para lasañas o canelones o nuestra dulcísima leche frita o arroz con leche.
Leche semidesnatada:
Ideal para beber, bien en el clásico café con leche, mezclada con cacao, con tes, en batidos o acompañando a los cereales del desayuno. Es la mas recomendable si ya estas en la edad adulta, porque con la semidesnatada ya obtenemos la cantidad de vitaminas necesarias para el día a día.
Leche desnatada:
Según los expertos, por su ligereza es ideal para dietas de control de peso o para personas con problemas estomacales, hepáticos o de vesícula.

Leche sin lactosa:
Leche específica para intolerantes a la lactosa. A pesar de ser sin lactosa conserva sus propiedades nutricionales siendo rica en calcio, potasio, fósforo, sodio, zinc… En cuanto a su aplicación la misma que una semidesnatada de vaca.
Leche de soja:
La leche vegetal más consumida, recomendada para personas diabéticas, con problemas cardiacos o artrosis. Muy rica en proteínas, calcio y el fósforo. En la cocina tradicional apenas se utiliza, aunque la cocina moderna, de vanguardia ya ha comenzado emplearla, utilizándola en chocolates, tartas e incluso bollería.
Leche de arroz:
Otra leche de origen vegetal, sale de triturar arroz. Es muy ligera y por lo tanto muy baja en grasas pero rica en azúcares. Es muy digestiva y no contiene colesterol, lo que la hace ideal para personas con problemas de colesterol alto y por supuesto carece de lactosa, lo que la hace apta para intolerantes a la lactosa.
Leche de almendra:
También es una leche vegetal. Es rica en proteínas, zinc, calcio, hierro, potasio… Es más baja en calorías que la leche de vaca desnatada y además ayuda regular el colesterol. Tiene un alto porcentaje de fibra, con lo cual ayudará a vuestras digestiones.
La leche además de lo anteriormente descrito también es rica en vitaminas (vitaminas A, B, D3, E),
por eso se recomienda un consumo mínimo de 2 vaso de leche al día para los niños hasta los 11 años, tres durante la pubertad, y 2 vasos de leche al día para la edad adulta.
La Cocina de la Abuela: Leche, ingredientes, historia.
La Cocina de la Abuela: Cómo descongelar rápido los alimentos
La Cocina de la Abuela - www.comidinasdelaabuela.com

Related Articles

0 comentarios:

Publicar un comentario

Follow by Email

Víctor M. Fernández. Con la tecnología de Blogger.