Cómo preparar chocolate a la taza en 3 minutos.

Cómo preparar chocolate a la taza en 3 minutos. Son muchas las veces que nos apetece tomar un chocolate caliente y bien por falta de tiempo, bien por pereza nos acabamos conformando con un cacao soluble, el mítico Colacao.

Pues bien, con este sencillo truco de cocina, tip de cocina, ese problema va a pasar a la historia: Un chocolate a la taza caliente, espeso y lleno de sabor, listo para tomar en menos de 3 minutos. Solo necesitaremos un tarro y nuestro chocolate preferido. Si habéis oído bien no necesitamos ni batidoras, ni cazos, ni ninguna herramienta que en el caso de utilizar tendríamos que limpiar luego, con el consiguiente gasto de tiempo, nada más que un frasco que sea apto para microondas y que tenga tapa.
Receta para preparar chocolate a la taza en 3 minutos:
  1. Ponemos la leche en el frasco sin tapa.
  2. Agregamos nuestro chocolate troceado (cuanto más pequeños sean los trozos, más rápido se fundirán), agregaremos 4 onzas de chocolate por cada 200 ml de leche. 
  3. Introducimos el tarro, sin tapa, en el microondas durante aproximádamente 70 segundos a potencia alta.
  4. Pasado el tiempo sacamos el frasco del microondas y lo cerramos con la tapa. Y agitamos con fuerza, hasta que el chocolate se funda y se integrado con la leche. 
Si os gusta más espeso os recomiendo añadirle almidón de maíz, tipo Maizena, el chocolate cogerá cuerpo y quedará perfecto para mojar galletas o churros, si lo que buscáis es darle un toque de sabor y aroma más exótico añádele una pizca canela o de vainilla,nata o unas nubes, si prefieres el lado salvaje de la vida atrévete con un toque picante de guindilla.
Por supuesto si no queréis utilizar el microondas también puedes calentar la leche en un cazo y verterla después en el frasco.
La Cocina de la Abuela: Como limpiar el microondas en 1 minuto.
La Cocina de la Abuela: Como aliñar bien una ensalada.   
Cómo preparar chocolate a la taza en 3 minutos.
La Cocina de la Abuela - www.comidinasdelaabuela.com

Conejo guisado, receta casera.

Conejo guisado, receta casera.
Conejo guisado, receta tradicional. Una receta clásica de la gastronomía española, preparada en muy poco tiempo y con pasos muy sencillos.

La receta que os relato a continuación esta garantizada, mi abuela lo preparaba así siempre y el resultado os lo podéis imaginar: insuperable.  La carne de conejo tiene una textura suave y un sabor intenso que vamos a potenciar con un toque de laurel y tomillo para aportarle aroma y otro de tomate natural, para aportarle frescura al guiso. Además de rico este plato es muy sano, ya que el conejo, al igual que la carne de pollo, apenas tiene grasas lo que lo hace muy recomendable para mantener la línea. Más abajo os dejo el vídeo con la receta paso a paso.

Ingredientes para preparar un conejo guisado:
  • 1,5 kg de conejo troceado.Conejo guisado, receta casera.
  • 1 pimiento verde.
  • 1 zanahoria.
  • 1 cebolla.
  • 2 dientes de ajo.
  • 1 tomate maduro.
  • 1 cucharadita de pimentón dulce.
  • 1 cucharadita de tomillo.
  • 2 hojas de laurel.
  • 1 vaso de vino blanco.
  • Aceite de oliva y sal.
Receta para preparar un conejo guisado:
  1. Salamos la carne de conejo y la reservamos.
  2. Picamos lo más finamente posible el pimiento, los ajos, la cebolla y el tomate (Tambien podéis trituralos). En cuanto los tengamos los pochamos en un chorro de aceite de oliva abundante. Usaremos una cazuela ancha, que sea lo suficientemente grande como para meter luego todo el conejo. Agregamos una pizca de sal para que los vegetales suden y se nos poche más rápido. Tardará más o menos 5 minutos.
  3. Pelamos y partimos las zanahorias en rodajas. Las agregamos a la cazuela.
  4. Pasados los 5 minutos añadimos el pimentón, removemos y cocinamos 60 segundos.
  5. En cuanto el pimentón este bien disuelto metemos en la cazuela la carne de conejo.  Regamos con el vino blanco y espolvoreamos con el tomillo.
  6. Añadimos también las hojas de laurel, completamos con agua hasta cubrir la carne, tapamos la cazuela y cocinamos todo junto durante 50 minutos a fuego medio.
  7. Pasado el tiempo tendremos nuestro conejo listo para llevar a la mesa.
Conejo guisado, receta casera.Conejo guisado, un guiso económico muy sencillo de preparar y, como veis en la imagen, con una pinta increíble. Podéis añadirle un toque de comino o de perejil fresco si os gustan los guisos muy especiados o darle un poco de mordiente añadiendo una cucharadita de pimentón picante o un par de cayenas molidas. Como acompañamiento admite casi de todo, patatas fritas, diferentes purés, pero ya que el plato es tan equilibrado os recomiendo acompañarlo con unas verduras al vapor, os quedará de cine.
La Cocina de la Abuela:  Conejo al ajillo.
La Cocina de la Abuela:  Conejoguisado tradicional.
Conejo guisado, receta casera.
La Cocina de la Abuela - www.comidinasdelaabuela.com

Cómo preparar un huevo escalfado perfecto.

Hoy os vamos a contar cómo preparar unos huevos escalfados o poché perfectos y de una forma super sencilla, con su clara bien cuajada, consiguiendo que recoja la yema, liquida y suave, en un super aparente nido ovalado.El truco es sencillo y consiste en retirar de la parte más líquida de la clara antes de iniciar el proceso. Por supuesto para obtener un buen resultado necesitamos huevos frescos y de buena calidad. El truco para conseguir un huevo escalfado perfecto, sin la clara deshilachada o separada de la yema, es utilizar los huevos más frescos posibles, porque a medida que avanzan los días desde que los ha puesto la gallina, también va aumentando la liquidez de la clara, porque pierde la ovomucina y con ella su viscosidad. Si te fijas, al cascar un huevo, la clara tiene dos texturas diferentes, la más líquida es la que estropea el huevo al intentar escalfarlo.
Así que el truco para cocinar un huevo poché aparente, si no estamos en disposición de conseguir huevos muy, muy frescos, es retirarle esa parte de clara más líquida.
Colocamos el huevo en un colador antes de ponerlo a cocer, y los agujeros del colador se encargarán de filtrar la parte de clara más acuosa, reservándonos la clara más espesa y la yema. Con este sencillo paso, al introducir el huevo en el agua de cocción se unirá a la yema, y la envolverá con facilidad.

Receta para preparar un huevo escalfado perfecto:
  1. Colamos el huevo para eliminarle la parte más acuosoa de la clara.

  2. Lo colocamos en un cuenco pequeño, para que quede recogido y podamos verterlo en el agua con facilidad.
  3. En un cazo o cazuela pequeña vertemos agua abundante y medio vasito de vinagre.
  4. En cuanto comience a hervir, mantenemos la temperatura, evitando que hierva a borbotones.
  5. Vertemos el huevo en el agua con suavidad y cocinamos 3 minutos.
  6. Sacamos el huevo con una espumadera lo escurrimos y lo colocamos sobre papel de cocina para quitarle el agua. 
Como veis este sencillo truco, tip de cocina hará que tus huevos escalfados, además de sanos (no llevan nada de grasa) y ricos estén también super bonitos. Ideales para preparar unos huevos benedictinos, para agregar a tu sopa castellana o para completar unas originales tostadas de desayuno.
La Cocina de la Abuela: Cómo ablandar garbanzos sin remojar.
La Cocina de la Abuela: Cómo pelar huevos cocidos rápido. 
La Cocina de la Abuela - www.comidinasdelaabuela.com

Alitas de pollo al horno, receta fácil.

Alitas de pollo al horno, receta sencilla. Alitas de pollo al horno, una receta para chuparse los dedos, una carne tierna especiada y con un exterior crujiente que hará las delicias de tus comensales.

Las alas de pollo son económicas, sencilla de preparar y siempre las puedes encontrar en un carnícería de confianza y además tienen muchísimo sabor. Hay un montón de recetas de alitas, yo he elegido esta, porque además de fácil es muy resultona, (también os sirve para muslitos de pollo) en poco más de 45 minutos unas alitas de pollo espectaculares en tu mesa. ¡No os las perdáis, están deliciosas! Más abajo os dejo el vídeo con la receta paso a paso.
Ingredientes para unas alitas de pollo al horno:
  • 1 kg de alitas de pollo. Alitas de pollo al horno, receta sencilla.
  • 1 pastilla de caldo de pollo.
  • Una cucharadita de ajo en polvo. 
  • Una cucharadita de tomillo.
  • Una cucharadita de orégano.
  • Dos cucharaditas de pimentón dulce.
  • Un vasito de vino blanco.
  • Un vasito de aceite de oliva.
  • Un chorro de vinagre.
  • Una pizca de pimienta negra.
  • Sal.
Receta para preparar unas alitas de pollo al horno:
  1. Vertemos el vinagre en un cazo y disolvemos a fuego lento nuestra pastilla de caldo en él.
  2. Colocamos las alitas en un bol amplio las regamos con el aceite y las salamos al gusto.
  3. Añadimos al bol el ajo en polvo, el tomillo, el orégano, el pimentón dulce y un toque de pimienta negra molida. Removemos hasta que la carne se impregne bien de todos los ingredientes.
  4. Colocamos las alitas en una fuente apta para horno, precalentamos el horno a 220ºc y horneamos  durante 15 minutos.
  5. Añadimos el vino blanco al cazo, donde ya estará disuelta la pastilla de caldo en el vinagre, removemos levemente hasta que se integren los ingredientes.
  6. Pasado el tiempo sacamos la fuente del horno, les damos la vuelta a las alitas y regamos con el contenido del cazo.
  7. Horneamos 30 minutos más y ya tenemos nuestras alitas listas para llevar a la mesa.
Alitas de pollo al horno, receta sencilla.
Esta receta de alitas de pollo es estupenda, queda una carne jugosa por dentro y crujiente por fuera increíble. Por supuesto podéis modificar las especies a vuestro antojo, si os gustan más picantes probad a añadirle pimentón picante o cayena y si lo que buscáis es un toque aromático el romero seco será vuestro perfecto aliado. Como acompañamiento admite casi de todo, desde unas patatas panadera, que podéis hornear también al horno, hasta unas verduras salteadas,asadas o al vapor, lo dejo a vuestra elección, sea como sea estarán riquísimas.
La Cocina de la Abuela: Alitas de pollo con curry rojo.
La Cocina de la Abuela: Alitas de pollo al horno, receta sencilla.
Alitas de pollo al horno, receta sencilla.
 La Cocina de la Abuela - www.comidinasdelaabuela.com


Leches, sus diferentes tipos.

Los humanos empezamos hace 11000 años a ordeñar vacas para surtirnos de leche, más tarde haríamos lo mismo con otros animales como ovejas y cabras, y hace apenas un puñado de años empezamos a sacar leche de los vegetales. En fin un montón de posibilidades para amoldar la leche a vuestros gustos o necesidades. Cada tipo de leche tiene sus propias características, propiedades y nutrientes lo que las hace aptas para unos usos u otros. Las leches más consumidas se encuadran dentro de tres categorías, las animales, bien sean enteras, desnatadas o semis, la leche sin lactosa, la de soja, la de arroz y la de almendra. Existen más, como la de coco, pero su uso esta mucho menos implantado.
Leche entera:
Normalmente es de vaca y se encuadra en una categoría u otra en función del porcentaje de grasa que lleva. La entera tiene 3,5 gramos por cada 100 ml, la semidesnatada 1,7 y la desnatada tan solo 0,1. Según los expertos, deberíamos utilizar la entera para cocinar, para preparar esos platos tan suculentos a base de leche, como las masas de croqueta, las cremas para lasañas o canelones o nuestra dulcísima leche frita o arroz con leche.
Leche semidesnatada:
Ideal para beber, bien en el clásico café con leche, mezclada con cacao, con tes, en batidos o acompañando a los cereales del desayuno. Es la mas recomendable si ya estas en la edad adulta, porque con la semidesnatada ya obtenemos la cantidad de vitaminas necesarias para el día a día.
Leche desnatada:
Según los expertos, por su ligereza es ideal para dietas de control de peso o para personas con problemas estomacales, hepáticos o de vesícula.

Leche sin lactosa:
Leche específica para intolerantes a la lactosa. A pesar de ser sin lactosa conserva sus propiedades nutricionales siendo rica en calcio, potasio, fósforo, sodio, zinc… En cuanto a su aplicación la misma que una semidesnatada de vaca.
Leche de soja:
La leche vegetal más consumida, recomendada para personas diabéticas, con problemas cardiacos o artrosis. Muy rica en proteínas, calcio y el fósforo. En la cocina tradicional apenas se utiliza, aunque la cocina moderna, de vanguardia ya ha comenzado emplearla, utilizándola en chocolates, tartas e incluso bollería.
Leche de arroz:
Otra leche de origen vegetal, sale de triturar arroz. Es muy ligera y por lo tanto muy baja en grasas pero rica en azúcares. Es muy digestiva y no contiene colesterol, lo que la hace ideal para personas con problemas de colesterol alto y por supuesto carece de lactosa, lo que la hace apta para intolerantes a la lactosa.
Leche de almendra:
También es una leche vegetal. Es rica en proteínas, zinc, calcio, hierro, potasio… Es más baja en calorías que la leche de vaca desnatada y además ayuda regular el colesterol. Tiene un alto porcentaje de fibra, con lo cual ayudará a vuestras digestiones.
La leche además de lo anteriormente descrito también es rica en vitaminas (vitaminas A, B, D3, E),
por eso se recomienda un consumo mínimo de 2 vaso de leche al día para los niños hasta los 11 años, tres durante la pubertad, y 2 vasos de leche al día para la edad adulta.
La Cocina de la Abuela: Leche, ingredientes, historia.
La Cocina de la Abuela: Cómo descongelar rápido los alimentos
La Cocina de la Abuela - www.comidinasdelaabuela.com

www.Autorecambiosstore.ES

El mejor montaje de fotos, lo tienes en Fotor

Follow by Email

Víctor M. Fernández. Con la tecnología de Blogger.