Caldereta de Cordero Tradicional

Caldereta de cordero tradicional, uno de los platos más representativos de nuestra gastronomía. Un plato popular, tradicional a base de ingredientes sencillos y carne de primera calidad. Un guiso de categoría. Más abajo os dejo el vídeo en HD con la receta paso a paso.
Caldereta de Cordero Tradicional
INGREDIENTES para una Caldereta de Cordero:
  • 1 kg carne de cordero troceada. Caldereta de Cordero Tradicional
  • 2 dientes de ajo.
  • 1 cebolla.
  • 1 tomate maduro.
  • 1/2 pimiento.
  • 1 vaso de vino blanco.
  • 200 ml de caldo de carne.
  • 1 hoja de laurel.
  • Aceite de oliva y sal.
RECETA para una Caldereta de Cordero:
  1. Salamos el cordero y lo doramos, en una cazuela amplia, en un chorro abundante de aceite de oliva. En cuanto estén bien doradas sacamos los trozos de carne y los reservamos.
  2. Picamos en tacos finos el pimiento y la cebolla y los sofreimos en el mismo aceite en el que hemos frito la carne.
  3. En cuanto tengamos la cebolla transparente añadimos el laurel, el ajo picado finito y el tomate sin semillas y cortado en taquitos. Removemos y cocinamos el conjunto 5 minutos a fuego medio.
  4. Pasado el tiempo reincorporamos el cordero a la cazuela, añadimos el vino y el caldo y dejamos guisandose a fuego lento durante unos 40 minutos. 
  5. Transcurridos los 40 minutos comprobamos que la carne este blanda y ya tenemos lista nuestra caldereta de cordero. ¡Directo a la mesa!
Caldereta de Cordero Tradicional

Caldereta de cordero tradicional, un plato económico, sencillo de preparar y que siempre da un resultado genial. Una receta ideal para una comida con amigos.
Caldereta de Cordero, Lamb Stew by Víctor Fernández.

Marmitako de Chipirón

Marmitako de Chipirón (txipirón), una receta marinera preparada con ingredientes sencillos y que da como resultado un plato de cuchara económico, fácil de preparar y super sabroso.
Marmitako de Chipirón
INGREDIENTES para un Marmitako de Chipirón:
    Marmitako de Chipirón
  • 1.5 kg de Chipirones.
  • 2 patatas grandes.
  • 1 cebolla grande.
  • 1 rama de apio.
  • 1 pimiento Rojo.
  • 2 tomates maduros.
  • 2 zanahorias.
  • 1 guindilla.
  • 1/2 litro de caldo de pescado.
  • Aceite de oliva y sal. 
RECETA para un Marmitako de Chipirón:
  1. Picamos la cebolla y el pimiento en tacos finos y los doramos en un chorro abundante de aceite de oliva.Salamos levemente para que la cebolla "sude".
  2. En cuanto la cebolla comience a tomar color añadimos los chipirones limpios y troceados.Cocinamos todo junto, removiendo de vez en cuando, durante 5 minutos.
  3. Pasado el tiempo agregamos las patatas chascadas, la rama de apio y las zanahorias laminadas. Salamos al gusto y rehogamos todo junto durante 5 minutos más.
  4. Pasado el tiempo incorporamos los tomates despepitados y troceados en tacos pequeños. Removemos y dejamos a fuego medio otros 5 minutos.
  5. Pasado el tiempo agregamos el caldo y la guindilla despedazada a nuestra cazuela y dejamos a fuego lento 20 minutos más.
  6. Pasados los 20 minutos de cocción comprobamos que la patata y el chipirón estén tiernos, corregimos de sal si es necesario y directo a la mesa.
Marmitako de Chipirón

Como veis la receta es muy sencilla, podéis añadirle la carne de unos pimientos choriceros, un ajo, o una pizca de pimentón picante si queréis un guiso más potente. Sea como sea este plato de Marmitako de Chipirón estará buenísimo.
Marmitako de Chipirón
Marmitako de chipirón, squid stew by Víctor Fernández.

La Nevera Zombie: Pasta

  Como diría cualquier político con afán de poner podre a Perez Reverte : bienvenidos a vuestra sección zombies y zombi@s de la cocina. Desde la nevera zombie vamos a ayudaros a apostatar del tupper de mamá y de las sobras de la comida dominical y abrazar con devoción cazuela, sarténcucharón.


Desde este púlpito "internetero" os hablaré del Sancta Sanctorum y esencia de la particular dieta mediterránea de los ateos de la cocina: la pasta.
Si cierras los ojos tratando de rememorar diferentes tipos de pasta y tras tres segundos de meditación te has reconocido incapaz de ir más allá de los espaguetis y los macarrones, has sentido la llamada de la fe, se te ha revelado el camino, La Nevera Zombie es tu sección.

Empezaré mi sermón anunciando la llegada de muchas más variedades de nuestra idolatrada pasta: bucatini, conchiglie, farfalle, fusilli, gnocchi, linguine, maniche, penne, rigatoni, reginette, tagliati, ferruccine...un montón de santos más que añadir a vuestro imaginario.

Estudiantes, solteros y demás gentes de buen vivir, sé que adoráis a Dioses paganos, y dado que a vuestros templos no ha entrado la fruta jamás y en vuestra sacristía sólo abunda el vermut del malo, el vino de tetrabrik y el whisky de garrafón, he de reconocer a vuestros dioses, al menos, el mérito de haber obrado el milagro y libraros del escorbuto.
Hermanos, no aspiro a convertiros en creyentes, pero sí, por lo menos, a obligaros a fruncir el entrecejo mirando al cielo con gesto de duda.

La receta del pecado original de esas dietas ricas en carbohidratos que tan conocidas os son no tiene truco:
   1- Cocemos nuestros espaguetis/macarrones durante 15 minutos en abundante agua con sal.
   2- Escurrimos, agregamos un "chorretón" de tomate y prueba superada.
   3- Si la Divina Providencia nos ha iluminado y tenemos la despensa llena, añadimos al festín un par de salchichas pasadas por la sartén o una lata de bonito (si eres gordo, vigoréxico, o un cabrón de esos que no engordan, puedes echar las dos cosas).
En términos generales, llegado este punto, vuesto iphone apagará el aviso que con letras rojas parpadeantes rezaba "muerte por desnutricion".

Ahora bien, si decides ir un paso más allá, si, como apóstata, decides abandonar el camino recto y lanzarte a la lujuria no hace falta mucho más para preparar una cena apta para raptar princesas (o principes, que yo en los gustos no me meto).
Ingredientes a añadir a la pasta: un huevo y la yema de otro, 1/2 cebolla, 80 gr de queso, 150 gr de panceta, 25 gr de mantequilla, una pizca de orégano y otra de sal.

Te recomiendo no utilizar espaguetis, pues el sorbeteo y la pesca descontrolada del fideo tienen menos glamour que Paquirrín abriendo el vals de Viena, ya que estamos cambia la otra opción que tienes en mente (macarrones) por unos rigatoni (están al lado de los macarrones en el super y cuestan 20 céntimos más). Estírate.
Desenfunda la sartén, la cazuela y el cucharón del que hablamos más arriba, y mientras escoges mentalmente sensuales canciones de Caetano Veloso, te ayudaré a preparar una receta de Rigatoni Carbonara de las que hacen temblar el Misterio.
1- Pica la cebolla muy fina y dórala en aceite de oliva. En cuanto coja color retira la cebolla y reservala.
2- En la misma sartén, que tampoco hay que matarse a fregar, dora la panceta,  después vuelve a añadir la cebolla pochada y cocina todo junto un par de minutos.
3- En un bol grande bate el huevo y la yema, añade el queso rayado, una pizca de orégano y otra de sal.
4- Cuece los rigatoni en abundante agua salada, y en cuanto pasen 15 minutos de cocción, escúrrelos y agregalos, junto con la panceta y la cebolla, al bol del huevo y el queso. Es necesario hacerlo rápido, pues el calor de la pasta escurrida se encargará de fundir el queso y cuajar el huevo.  
5- Remueve bien la mezcla, espolvorea con un poco de orégano, decora con unas láminas de queso curado y por obra y gracia del Espiritu Santo ya tienes tu pasta carbonara lista para pecar.
Si quieres darle un toque más canalla a tus rigatoni puedes añadir a la receta unas gotas de vermut, un toque salvaje que demuestre de donde vienes.

Haceros merecedores del postre es cosa vuestra, sólo os digo que preparar una auténtica receta italiana y jugar al despiste pasando el vino del tetrabrick a una botella de vidrio os harán más sencillo el reto. Que empiece el juego y que Dios reparta suerte.







Pase lo que pase no os olvideis del único mandamiento válido: No hagais nada que yo no haría. Cuidadito que desde aqui arriba os vigilo.





Pulsa AQUÍ para más artículos.
Gif courtesy of https://gifcept.com/

Peras al Vino Blanco

Peras al vino blanco, un postre en el que la fruta es la protagonista. Las peras al vino son un clasicazo de la gastronomía española al que vamos a poner de actualidad utilizando un vino dulce tipo moscatel y en toque dorado y aromático del azúcar moreno. Más abajo os dejo el vídeo con la receta paso a paso.
Peras al Vino Blanco
INGREDIENTES para unas Peras al Vino Blanco:
  • 4 peras (2 por comensal).Peras al Vino Blanco
  • 700 ml de vino blanco dulce.
  • 4 cucharadas de azúcar moreno.
  • 1 rama de canela.
RECETA para unas Peras al Vino Blanco:
  1. Pelamos las peras.
  2. Vertemos el vino en un cazo mediano (con que nos entren las peras tenemos suficiente). Agregamos la canela y el azúcar y dejamos a fuego medio hasta que hierva.
  3. En cuanto comience a hervir agregamos las peras, cocemos a fuego suave 20 minutos y las sacamos.
  4. Mantenemos el cazo en el fuego 20 minutos más, removiendo de vez en cuando, para que el vino tome consistencia y se vaya almibarando.
  5. Pasado el tiempo retiramos del fuego y dejamos un par de horas en la nevera.
  6. Cuando el almíbar y las peras estén frías, sólo nos quedará colocar las peras en el fondo de un cuenco, agregar una ración generosa de nuestro almíbar y directo a la mesa.
Peras al Vino Blanco Peras al Vino Blanco,
un postre fácil, muy rico y que trae de nuevo a la mesa esas peras al vino que a nuestros abuelos les hacía perder el sentido. No os perdais esta receta.
Peras al Vino Blanco, Pears in White Wine by Víctor Fernández.

Raya con Pimentón

Raya con Pimentón, una receta de pescado sencilla, típica de Huelva y con un protagonista casi desconocido: pez raya. Un pescado sabroso que se va haciendo cada vez más popular en nuestras pescaderías y además esta muy bien de precio. Más abajo os dejo el vídeo en HD con la receta paso a paso.
Raya con Pimentón
INGREDIENTES para un  Raya con Pimentón:
  • 4 alas de raya.Raya con Pimentón
  • 1 cebolla.
  • 1 tomate maduro.
  • 2 dientes de ajo.
  • 1 cucharada de harina.
  • 1/2 cucharada de pimentón.
  • 1/2 litro de caldo de pescado.
  • Aceite de olivay sal.
RECETA para un  Raya con Pimentón:
  1. Picamos la cebolla y el ajo finitos y los doramos en un chorro abundante de aceite de oliva.
  2. Picamos el tomate en tacos pequeños y los agregamos a la cazuela en cuanto la cebolla empiece a dorarse, salamos al gusto y cocinamos todo junto durante 5 minutos.
  3. Pasado el tiempo agregamos la cucharada de harina y el pimentón. Cocinamos sin dejar de remover durante 2 minutos más.
  4. Agregamos el caldo de pescado y la raya (la salamos previamente). Cocinamos durante 4 minutos y directo a la mesa.
Raya con Pimentón

Como veis la receta para esta raya con pimentón es facilísima, en 20 minutos un plato de pescado exquisito en tu mesa.
Ya está lista para comer.
Raya con Pimentón by Víctor Fernández.


Artículo: Tóngueme por favor.

 Bajé las escaleras con tranquilidad, nos habían recomendado aquella moderna hamburguesería de diseño haciendo hincapié en la originalidad de sus platos. Un establecimiento contemporáneo aderezado con ese toque vintage tan de moda. Una camarera más maja que las pesetas nos acompañó a una mesa apaciblemente resguardada tras una etérea celosía de madera…hasta que llegó la carta todo bien. Hamburguesa de avestruz, de cebra, de jirafa, de cocodrilo, de ñu, de ñu comido por cocodrilo, de huevo de cebra, de plumas de jirafa…de todo. Me costó trabajo dejar de imaginarme al chef apostado junto a la ventana, escopeta en mano, no fuera que pasase un burro volando y pudiera incorporarlo a la carta de su restaurante.

En el país de las panderetas, los tronistas y las folclóricas existe un género literario denominado novela picaresca, cuyos máximos adalides son el Lazarillo y el Buscón. Quizás por el arraigo cultural que la trampa tiene en nuestro cultura no consideremos la pillería como una lacra sino como una simpática mácula.
En este país sigue considerándose arte la legendaria pericia del gitano al negociar o la desmedida habilidad del usurero para enriquecerse. Aquí vemos normal que nuestra compañía eléctrica nos active por obra y gracia del Espíritu Santo servicios no contratados…funciona, acciona, mierdona…si se trata de la compañía telefónica otro tanto de lo mismo…teléfonos de atención al cliente más caros que un viaje de estudios a la estrella polar, recibos sólo aptos para intelectuales de las ciencias exactas. Y qué decir de nuestros políticos, expertos en prometer en la previa de las elecciones para desdecirse tres segundos después de asegurarse sus cuatro años de gobierno.

Pues bien, estas trampillas, que tan bien toleramos, han llegado a las cartas de los restaurantes y, por desgracia, vienen para quedarse. A nadie le extraña encontrar en la carta ensaladas de marisco a base de palitos de surimi o gallo de corral a base de pollo viejo cocido en Avecrém. Glutamato monosódico, sorbitol, esferizántes, colorantes y mierdoladas varias, todo lo necesario para engañar al comensal y hacer colar la sopa de sobre por los besos húmedos de Afrodita.


Lo cierto es que nos gusta que nos engañen y eso nos hace proclives a caer en la "engañifa", nos "priva" ir al restaurante y que el menú incluya jabalí al horno, solomillo de toro o entrecot de kobe wagyu. Eso sí a 6 euros…Nos "cunde" dejarnos engañar cuando a ninguno se nos escapa que por ese precio no conseguiremos darle un mordisco ni a la jirafa más vieja del zoo, enferma de disentería y cólera. Nos gusta el gato, eso sí, siempre que nos lo vendan como liebre…y podamos etiquetarlo como tal. Una foto con nuestro Smartphone nuevecito, un par de filtros facilones y directo al "facetwiteristagram", que por 6 euros vamos a darle envidia hasta a Justin Bieber.

No decimos la verdad ni al médico. Y si nos enfrentamos a la bata blanca y al estetoscopio preguntamos con la respuesta implícita, eso no falla: -¿No estoy tan mal verdad doctor?hombre, tan mal tan mal, no. Sonrisa y “pa casa”, es lo que queríamos oír aunque nos caigamos a cachos comidos por la lepra.

Creo que el chef acertaba tratando de cazar un burro, lo único que erraba era la dirección del cañón del rifle, no pasaba volando, estaba sentado a la mesa.

Artículo - V. Fernández.

Chipirones en su Tinta con Cuscús

Chipirones en su Tinta con Cuscús. Hoy vamos a preparar los clásicos chipirones en su tinta, para darle un toque original vamos a cambiar el típico acompañamiento a base de arroz por una interesante guarnición a base de cuscús...el resultado a la vista está: Un platazo. Más abajo os dejo el vídeo con la receta paso a paso en HD.
Chipirones en su Tinta con Cuscús
INGREDIENTES para unos Chipirones en su Tinta con Cuscús:
  • 500 gr de chipirones.Chipirones en su Tinta con Cuscús
  • 1 cebolla.
  • 1 pimiento verde.
  • 2 dientes de ajo.
  • 100 gr de salsa de tomate.
  • 1-2 sobres de tinta.
  • 1 vaso de vino blanco.
  • 1 chorrito de brandy.
  • 1 vaso de cuscús.
  • aceite de oliva.
  • sal.
RECETA para unos Chipirones en su Tinta con Cuscús:
  1. Picamos la cebolla y el pimiento y lo pochamos con un chorrito de aceite de oliva y una pizca de sal. Añadimos los ajos laminados en cuanto empiece a sudar la cebolla.
  2. En cuanto la cebolla esté dorada añadimos la salsa de tomate, la tinta de calamar y una pizca de sal. Dejamos a fuego lento durante 10 minutos y pasamos por la batidora.
  3. Dejamos nuestra salsa en la cazuela para que vaya reduciéndose mientras preparamos los chipirones.
  4. Limpiamos los chipirones, los troceamos y los freímos en aceite de oliva. En cuanto cojan color los regamos con el brandy y removemos con una cuchara de madera (desglasar) así no se nos quedará nada pegado en la sartén. Acto seguido echamos todo el contenido en la salsa. Dejamos a fuego medio 30 minutos más
  5. Vamos con el cuscús: Utilizaremos otra cazuela, añadimos un vaso de agua esperamos a que hierva y agregamos un vaso de cuscús. Añadimos un chorrito de aceite, tapamos, apagamos el fuego y esperamos 5 minutos.
  6. Pasado el tiempo sólo nos queda colocar el cuscús en el centro de un plato llano, añadir una ración generosa de chipirones en su tinta y directo a la mesa.
Chipirones en su Tinta con Cuscús
Chipirones en su Tinta con Cuscús.
Si el cuscús no es santo de tu devoción puedes sustituirlo por un arroz blanco (si es tipo bomba mejor que mejor) o unas patatas fritas...sea como sea os quedará un plato de campeonato.
Chipirones en su Tinta con Cuscús by Víctor Fernández.

Tarta de Arroz con Leche

Desde que le eché el ojo a esta tarta en la web de nuestros amigos de www.golosolandia.com llevo buscando el momento ideal para preparar esta Tarta de Arroz con Leche. Pues bien, este momento ha llegado, y aquí tenemos el resultado: Una tarta casera, fácil de preparar y llena de sabor. Tarta de arroz con leche, una receta tradicional, con sabor asturiano, sin horno y apta para principiantes. Ingredientes sencillos y un resultado genial, no os la podéis perder. Más abajo os dejo el vídeo con la receta paso a paso en HD.

INGREDIENTES para una Tarta de Arroz con Leche:
    Tarta de Arroz con Leche
  • 200 gr de arroz.
  • 200 gr de galletas.
  • 90 gr de mantequilla.
  • 200 gr de azúcar.
  • 2 sobres de cuajada.
  • 1,5 Lt de leche entera.
  • 5 gr de canela en polvo.
  • 1 rama de canela.
  • 1 limón.
RECETA para una Tarta de Arroz con Leche:
  1. Trituramos las galletas y le añadimos la canela en polvo.
  2. Derretimos la mantequilla hasta que se funda y la añadimos a las galletas, removemos hasta que se nos forme una masa blanda que colocamos en la base de un molde desmontable. La repartimos y la apretamos hasta que nos cubra toda la base y quede compacta. Reservamos en el frigorífico.
  3. Ponemos a calentar una cazuela amplia mediada de agua, le añadimos media rama de canela y media piel de limón. Cuando comience a hervir añadimos el arroz, esperamos a que vuelva a hervir y lo dejamos cociéndose a fuego medio durante 10 minutos.
  4. Pasado el tiempo escurrimos, nos deshacemos del agua, y reservamos la canela y el limón por un lado y el arroz por otro.
  5. Disolvemos los dos sobres de cuajada en un vaso de nuestra leche.
  6. Calentamos a fuego medio el resto de la leche junto con la el azúcar. Agregamos la canela y la piel de limón que habíamos reservado.
  7. Cuando nuestra cazuela empiece a burbujear añadimos el arroz y el vaso de leche con cuajada.
  8. Dejamos a fuego medio 20 minutos, removiendo sin parar.
  9. Retiramos la rama de canela y la piel de limón y vertemos en el molde, sobre nuestra base de galletas.
  10. Dejamos templar antes de meter a la nevera y lo dejamos dentro durante 4 o 5 horas.Si es de un día para otro mejor que mejor.
  11. Pasado el tiempo sólo nos queda desmoldar, decorar y directo a la mesa.

Podemos terminar nuestra tarta de arroz con leche espolvoreandola con canela en polvo, tostándola, añadiéndole un toque de caramelo o unas virutas de chocolate, eso lo dejo a vuestra elección. Sea como sea estará buenísima.
Tarta de Arroz con Leche by Víctor Fernández.

Ensalada de Otoño con Queso de Cabra, Cítricos y Miel.

Las ensaladas de temporada son una opción muy recomendable en la difícil tarea de comer sano. Nuestra gastronomía está llena de ricas y originales ensaladas; y a poca imaginación que le eches seguro que se te ocurre algún ingrediente para adecuar el plato aun más a tu gusto. Yo voy a preparar una ensalada de otoño con queso de cabra y aliño de cítricos y miel. Una combinación de sabores super rica preparada al ciento por ciento con productos de la temporada otoñal. Más abajo os dejo el víceo en HD con la receta paso a paso.
Ensalada de Otoño con queso de cabra, cítricos y miel.
INGREDIENTES para una Ensalada de Otoño con queso de cabra, cítricos y miel:
  • Lechuga fresca variada. Ensalada de Otoño con queso de cabra, cítricos y miel.
  • 1 tomate.
  • 1 rama de apio.
  • 1/2 cebolleta.
  • 1/2 manzana.
  • 1 Rulo de queso de cabra
  • 25gr de nueces.
  • 50ml de aceite de oliva.
  • 1 limón.
  • 1 naranja.
  • 1 cucharada de miel.
  • Sal.
RECETA para una Ensalada de Otoño con queso de cabra, cítricos y miel:
  1. Comenzamos preparando el aliño, para ello exprimimos la naranja y el limón y lo mezclamos con el aceite, la miel y una pizca de sal. Batimos con unas varillas hasta que se forme un liquido homogéneo y lo reservamos.
  2. Picamos en gajos el tomate y en tiras finas la cebolleta y el apio. Utilizaremos un bol amplio para mezclar el apio, la cebolla y el tomate con nuestra lechuga (previamente lavada). Añadimos el aliño y removemos bien, para que se impregne bien de sabor.
  3. Colocamos nuestra ensalada aliñada en el centro de un plato plano y agregamos unos trozos de manzana laminada finita.
  4. Engrasamos el queso con un poco de aceite y a temperatura máxima lo doramos (cuidado que se dora rapidísimo). En cuanto esté dorado lo retiramos y lo colocamos sobre nuestra mezcla de verduras.
  5. Agregamos un puñado de nueces peladas y directo a la mesa.
Ensalada de Otoño con queso de cabra, cítricos y miel.
Ensalada de otoño con queso de cabra, cítricos y miel
. Un plato sano, lleno de vitaminas y que nos puede servir de plato único, una buena solución si nos falta el tiempo para preparar una comida.
Ensalada de Otoño con queso de cabra, cítricos y miel.

Ensalada de Otoño con Queso de Cabra, Cítricos y Miel by Víctor Fernández

La Huerta del Tío Paco

Mientras que nosotros vamos rescatando del fondo del armario los calcetines gorditos y los pijamas de invierno la naturaleza, que es sabia, nos llena la huerta de frutas y vegetales, ricos en vitaminas esenciales y nutrientes, ideales para compensar los excesos de barra de bar y chiringuito de playa. Es la época de generosos manojos de acelgas, cubos llenos de zanahorias y un surtido de vegetales inmejorable: alcachofas, berenjenas, coliflores, endivias, escarolas y repollos. Además podemos agregar a nuestro recién llegado arsenal vegetal a las cebollas, que a finales de septiembre, principios de octubre siguen estando temporada. Además, para complementar nuestra cesta, la tierra vuelve a enviarnos una nueva andanada de tomates, judías verdes, pimientos y puerros.
En cuanto a las frutas, tenemos a pleno rendimiento la temporada de la manzana  y la uva, también la temporada de frutas cítricas como naranja, mandarina, limón, y para complementar la cesta de la fruta otras variedades más exóticas como kiwis, granadas, caquis o chirimoyas.
Las frutas, verduras y hortalizas del OTOÑO
Además, y por si fuera poco, como complemento para chimeneas y estufas la naturaleza pone a

nuestra disposición un montón de frutos secos: almendras, avellanas, castañas, nueces y piñones.

Para cuidar el cuerpo y el bolsillo este otoño os proponemos platos de temporada, de cuchara, como la purrusalda con calabaza, los cocidos de repollo, o las recetas con castañas. También estamos en tiempo de conservas de tomate, ensaladas aderezadas con frutos secos, o deliciosos dulces como compotas de manzana, peras al vino o bizcochos de zanahoria.

Preparaciones sencillas, sanas, sabrosas, preparadas con género de nuestros productores, siguiendo el ritmo de cultivo que nos marca la naturaleza...no hay disculpa, unete a la marea de los que compramos productos de temporada.

El otoño es una segunda primavera, cuando cada hoja es una flor. (Albert Camus) 

Bizcocho de Zanahoria Fácil

Bizcocho de zanahoria. Con esta receta sencilla vamos a preparar un bizcocho esponjoso, dulce y además cargado con las vitaminas y los antioxidantes anticancerígenos de la zanahoria. Más abajo os dejo el vídeo en HD con la receta paso a paso.
Bizcocho de Zanahoria Fácil
INGREDIENTES para un Bizcocho de Zanahoria Fácil:
  • 220 gr de zanahorias.Bizcocho de Zanahoria Fácil
  • 200 gr de harina.
  • 200 gr de azúcar.
  • 7 g de levadura.
  • 125 ml de aceite de girasol .
  • 4 huevos.
RECETA para un Bizcocho de Zanahoria Fácil:
  1. Trituramos las zanahorias junto con el aceite.
  2. agregamos el azúcar a la mezcla y batimos hasta que se unifiquen.
  3. Añadimos la harina, la levadura y los huevos y batimos de nuevo. Batimos hasta que se forme una mezcla uniforme, sin grumos. Cuanto más tiempo le dediquemos más aire le entrará a la mezcla y más  esponjoso nos quedará el bizcocho.
  4. Engrasamos con mantequilla un mole para horno y echamos en él nuestra masa.
  5. Precalentamos el horno a 185º C y una vez alcanzada la temperatura horneamos durante 30 minutos.
  6. Pasado el tiempo sacamos el bizcocho del horno y dejamos que enfríe antes de desmoldar.
Bizcocho de Zanahoria Fácil
Bizcocho de zanahoria fácil, como podéis apreciar la receta es sencillísima, en un periquete un desayuno o una merienda de categoría. Sano y sabroso, una maravilla.
Bizcocho de Zanahoria Fácil by Víctor Fernández.

Crema de Calabaza Fácil.

Crema de Calabaza Fácil. Una receta super sencilla, muy ligera y además con el toque de sabor que le da la nuez moscada y la pimienta.
Crema de Calabaza Fácil.
INGREDIENTES para una Crema de Calabaza:
  • 1 trozo de calabaza.Crema de Calabaza Fácil.
  • 1 puerro.
  • 1 patata mediana.
  • 1 zanahoria.
  • 1/2 cebolla.
  • 20 gr de margarina.
  • Una pizca de nuez moscada
  • Una pizca de pimienta negra
  • Aceite de oliva y sal
RECETA para una Crema de Calabaza:
  1. Pelamos y picamos la cebolla en juliana. La doramos en un chorrito de aceite de oliva usando una cazuela honda.
  2. Quitamos la piel y las semillas a la calabaza y la partimos en dados. Pelamos y partimos en tacos tanto la patata como la zanahoria. Lavamos el puerro y lo laminamos. 
  3. En cuanto la cebolla este dorada lo agregamos todo a la cazuela. Removemos, dejamos al fuego 2 minutos y acto seguido agregamos 1/2 litro de agua, salamos al gusto y tapamos. Dejamos a fuego medio alto durante 30 minutos.
  4. Pasado el tiempo añadimos la margarina, una pizca de nuez moscada y otra de pimienta negra.  Dejamos al fuego 10 minutos más.
  5. Pasado el tiempo pasamos por la batidora las verduras junto con la mitad del caldo de la cocción, la colamos y ya tenemos lista nuestra crema de calabaza.
Crema de Calabaza Fácil.
Para completar nuestra crema de calabaza podéis agregar en el último momento unos costrones de pan bien tostadito, espolvorearlo con una pizquita de perejil fresco, incluso añadirle un toque de queso fresco. Sea como sea estará genial.
Crema de Calabaza fácil by Víctor Fernández

El Cocinero Suicida: Mermelada


  El despertador ladra otra vez, reventando en mil pedazos el sueño más cojonudo del mundo. Abro un ojo, después el otro. Ahí estamos, madrugando otra vez. Todos los días la misma rutina: te levantas despeluchado y arrastrando las zapatillas entras en la cocina para desayunar. ¿Y qué desayunas? pues café con galletas de las de toda la vida. Vale, a veces no son galletas, te estiras y preparas un par de tostadas; pero de ahí para adelante queda reservado para el desayuno buffet de las vacaciones. 

Pulso el botón rojo de la cafetera y el azul de la radio. “Sailing” de Mike Oldfield brota de los altavoces como un soplo de aire fresco. Una canción de buen rollo total. Hace sol, el cielo está azul y hoy puede ser un gran día.

Echo una mirada furtiva al reloj de pared, la cosa está ajustada. No hay tiempo para todo. Levanto el brazo izquierdo, me olisqueo el sobaquillo…que narices, tampoco es para tanto, no me ducho y desayuno como Dios manda.

"Let's go sailing, sailing. Yes we're sailing, sailing" -canturreo atrapado por el bucle absorbente del estribillo mientras meto un par de rebanadas de Bimbo en la tostadora.


Sí, ya sé que un par de tostadas tampoco es gran cosa, todos sabemos que en los momentos de empalmada parece que te vas a comer el mundo, luego la cosa se viene abajo; de todas formas viene a ser lo mismo porque a esas horas mucha imaginación no se le puede poner al desayuno…bueno…ni imaginación ni mermelada, porque siempre se me olvida comprarla. ¡Qué mal presentimiento! Antes de que las tostadas se terminen entreabro la puerta de la despensa con recelo.
La vocecita interior que a veces me habla en francés me pregunta: ¿Qu'est ce que c'est?
-Ce merdé -me contesto a mi mismo. Mis peores temores se han convertido en realidad. No puede ser, ni un triste bote de mermelada...ni de cereza verde. Nada.

Así que aquí estamos, con las tostadas medio requemadas, sin mermelada, sin duchar y con la firme intención de que esto no me vuelva a pasar.

A la tarde vuelvo a casa remolcando cuarenta arrobas de fresas y otras tantas de azúcar. Vuelvo a bajar a la frutería, se me ha olvidado el limón, como dice el refrán: “El que no tiene cabeza tiene pies”. Solucionado el pequeño percance busco una cazuela honda y me preparo para hacer mermelada como para un regimiento.

  La receta para una mermelada que haga bajar al mismísimo Crom de su montaña pidiendo a gritos su desayuno es sencillísima, y no digamos sus ingredientes. Tres cositas de nada.
          1-500 gr de azúcar.
          2-500 gr de fresas.
          3-El zumo de un limón.
En el caso de las fresas os recomendaría encarecidamente huir de las frutas emblistadas de las grandes superficies, que suelen tener menos sabor que un flash de 5 pesetas. Acercaros a la frutería de vuestro barrio (a la del barrio vecino si tu frutero es demasiado guarro) y decirle al "menda" que os elija fresas para mermelada; ya se encargará él de daros frutas maduras, en su punto ideal de dulzor. Ya que estáis ahí no estaría de más comprarle también el limón, que el pobre hombre también tiene que vivir de algo.
La receta comienza con la inexcusable obligación de lavar concienzudamente la fruta y retirarle tanto el tallo como las partes verdes. Tras esto las picamos en trocitos menudos y la vertemos en la cazuela. Despues llega el transcendental momento de agregar el azúcar. Es recomendable respetar las proporciones y no caer en la tentación de añadir más azúcar porque, en ese caso, corremos el riesgo de que nos salga más empalagosa que una balada de Bon Jovi.

Cocinamos a fuego lento y en cuanto el azúcar se haya disuelto exprimimos el limón y añadirmos su zumo a la cazuela. Algunos se preguntarán el porqué del limón en una mermelada dulce. Parafraseando a W. Sobchak, en “El Gran Lebowski” os diré que la belleza de la respuesta radica en su sencillez: Por que sí. Es una cuestión de fe y si creéis con la suficiente fuerza os saldrá una mermelada más rica.

Agregados todos los ingredientes tan sólo nos queda esperar 45 minutos con la cazuela al fuego, distribuir la mermelada en recipientes y esperar a que enfríe.
Podemos pasar la mermelada por la batidora y colarla luego, pero a mí me gusta más así, sin triturar, para que se vean los trocitos de fresa. Están tan suaves que se deshacen solos en la boca.
Si queréis envasarlo para preparar unas conservas tan solo teneis que rellenar unos botes de cristal y esterilizarlos al baño maría durante media hora.









Guardad las palomitas, que cualquier otro día sigo con mis películas.
   -EL COCINERO SUICIDA.

Follow by Email

Víctor M. Fernández. Con la tecnología de Blogger.