Como limpiar tu microondas en 1 minuto.

Dicen que lo más tedioso de cocinar es en realidad limpiar y recoger todo lo que se ha manchado. Desde La Cocina de la Abuela os queremos hacer la vida un pelín más sencilla, así que os vamos a proponer un par de trucos para limpiar vuestro microondas sin el menor esfuerzo y muy rápido.
Grasa, salpicaduras, restos de comida, da exactamente igual siguiendo estos trucos os quedará como los chorros del oro.
Truco número uno:
cortamos un limón por la mitad, colocamos las dos mitades boca abajo en un plato con un chorrito de agua y lo introducimos en el microondas. Lo ponemos a 800w durante 1 minuto, para empañar el interior con el vapor que se va generando. Abrimos la puerta y, con cuidado de no quemarnos, sacamos el recipiente con la ayuda de una manopla. El vapor habrá ablandado la suciedad, así que sólo tendremos que pasar una bayeta por el interior del micro y lo tendremos listo.
Truco número dos:
Un poco más agresivo, por supuesto si ha funcionado el truco uno para qué compicarnos la vida usando un químico. El jabón líquido para lavavajillas es más inocuo y no entra en la categoría de desengrasante ni corrosivo, así que deberéis utilizar este producto y no uno parecido.
Llenamos un bol con agua templada, le añadimos un chorrito de jabón de lavavajillas y calentamos a 800w durante 1 minuto, abrimos la puerta y sacamos el recipiente con cuidado de no quemarnos. El vapor generado ablandará la mugre, así que ayudándonos de una esponja mojada, limpiaremos el interior del aparato con total facilidad.
En ambos casos es recomendable dejar abierto el microondas 60 minutos para que se seque y se ventile un poco por dentro.
La cocina de la Abuela - www.comidinasdelaabuela.com

Related Articles

2 comentarios:

  1. Lo voy a poner en práctica. No sabia ese truco. Muchas gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobretodo el del limón va de cine, ya me contarás, Paz, un saludazo y muchas gracias por tomarte el tiempo de comentar.

      Eliminar

Follow by Email

Víctor M. Fernández. Con la tecnología de Blogger.