Elegir una sartén. ¿Qué sartén me compro?

Para mi desgracia, o no, mis sartenes tienen un montón de uso y ya están dando sus últimos coletazos, llega el momento de decidir qué sartén me compro. No me quejo, han aguantado un montón de salsas, frituras y cocciones y, menos para jugar al tenis, las he usado para todo.
Esta vez no voy a comprar a lo loco, me voy a informar antes de comprar, y no cometer el error de invertir más tiempo en decidir que vino pedir con la comida que en elegir un utensilio que se va a encargar de hacerme la vida más fácil durante años.
Ya metido en gastos decidí completar el pedido con una cubertería moderna y un juego de vasos que me permitan darle matarile a los que uso habitualmente, porque como buen manazas he roto más de uno y no tengo para montar una mesa seria sin tener que mezclar de diferente tipo. Aparte de sartenes y vasos tampoco tengo tiempo así que me he decidido a comprar ambas cosas a través de Internet, la web elegida LionsHome, tienen casi de todo, incluidos esos gadgets de cocina que tanto nos gustan a los cocinillas y un precio además competitivo. Lo que sí que tengo claro es que quiero mi satén antiadherente, basándome en esa premisa existen 5 tipos de sartenes:
Sartenes de teflón:
La clásica sartén "barata", la mayoría de mis sartenes son o han sido de este tipo, y ciertamente me han dado buen resultado, pero los utensilios de cocina elaborados con teflón fueron prohibidos allá por el 2005 por contener un producto llamado PFTE que se libera a temperaturas superiores a 205ºC y resulta ser cancerígeno, sí, ya se que esa temperatura es brutal, pero con las cosas del comer no se juega y como decía mi abuelo: Hombre precavido vale por dos.

Sartenes de cerámica:
Las sartenes de cerámica no llevan teflón, el problema es que pierden su propiedad antiadherente rápidamente y el calor se reparte de manera desigual. Una satén económica ideal para gente cuidadosa que la trate con mimo sin pasarse con la espumadera, el estropajo y el friegaplatos.
Sartenes de Aluminio:
Una sartén ligera y bastante económica también. Lo malo es que el aluminio en si no es antiadherente y suelen recubrirse con una capa de teflón para cumplir esa función. Además acabo de leer que el aluminio es un material que se acumula en nuestro cerebro y hay estudios científicos que lo asocian al alzheimer, sé que la base científica es endeble, pero prefiero no arriesgar y seguir adelante con la busqueda de la sartén perfecta.
Sartenes de Acero Inoxidable:
Son una buena opción porque ni se oxidan ni llevan coberturas perjudiciales. El problema es que se rallan con facilidad y tendremos que usar siempre utensilios de madera si no queremos que se nos estropee la superficie y se nos pegue todo.
Sartenes de Titanio:
Calientan bien, uniformemente, son resistentes y aptas para el lavavajillas, ahora bien, las sartenes de titanio son caras y además pese a no tener PFOA, si tienen teflón, asi que vuelve la burra al trigo. A partir de 250ºC empezarían los problemas.
Sartenes de hierro fundido/colado y mineral:
No contienen ningún material perjudicial para la salud, además el hierro es muy buen conductor del calor por lo que la sartén se calentará mucho más rápido. Se pueden usar en cualquier tipo de fuego y además si tienen el mango extraíble se pueden meter al horno.
Las de hierro mineral se pueden oxidar y si ocurre sabor a hierro en la comida, mientras que las de colado o fundido son mejores, vienen esmaltadas, ni se oxidan ni se deforman y son aptas para el lavavajillas. Son más caras, pero visto lo visto merece la pena rascarse el bolsillo. ¡Decidido!       
Las mejores sartenes del mercado te durarán diez o quince años, incluso si eres cuidadoso, toda la vida además la sartén es un utensilio que usamos casi todos los días, asi que interesa estar a gusto con ella, que los alimentos no se peguen y coja temperatura con facilidad. Merece la pena invertir un poco de dinero en una sartén que funcionara durante años como el primer día.
La Cocina de la Abuela - www.comidinasdelaabuela.com

Related Articles

0 comentarios:

Publicar un comentario

Follow by Email

Víctor M. Fernández. Con la tecnología de Blogger.